Los datos que maneja la Dirección de Área de Salud sobre embarazos en adolescentes no coinciden con las cifras que el Observatorio de Salud Reproductiva OSAR maneja, en lo que sí coinciden es que cada día más menores de edad resultan embarazadas.

Mirna Alvarado/LaPrensadeOccidente

Recientemente varias entidades de gobierno y de sociedad civil realizaron un foro para socializar estrategias para la prevención de los embarazos en adolescentes así como la violencia sexual, además pretenden fomentar el respeto a los derechos humanos y la cultura de denuncia.

Durante la presentación Helen Gómez trabajadora social de la Dirección del Área de Salud dio a conocer que en lo que va del año, se han detectado 63 niñas menores de 14 años de edad embarazadas, de las cuales 17 son de Coatepeque, 7 del municipio de Cajolá, 5 de San Juan Ostuncalco, 5 de la cabecera departamental, y el resto se distribuye en los otros 20 municipios.

Sin embargo Thelma Suchí de la coordinadora departamental del Observatorio en Salud Reproductiva OSAR, señaló que esta no es la primera vez que se registran diferencias en los datos que del sistema de salud y los que esta entidad tienen.

“Nosotros obtenemos los datos desde el Ministerio de Salud y al momento de comprarlos encontramos siempre una diferencia en los datos del departamento”, aseguró.

El OSAR ha contabilizado 89 embarazos en niñas de 14 años, solo de enero a mayo. “No entendemos de donde viene la diferencia, el Ministerio de Salud dice que el error ocurre cuando los datos son digitados, pero eso no debería ocurrir porque se supone que quienes trabajan en ese lugar son expertos en la digitalización”, afirmó Suchí.

En ese sentido la trabajadora social de la Dirección de Área de Salud reconoció que en sus datos hay un sub registro, debido a que los datos no coinciden con la cifra que maneja el OSAR y con las inscripciones de nacimiento que se han registrado en el RENAP.

Los informes del OSAR revelan que la mayoría de los embarazos en adolescentes son resultado de abusos sexuales que ocurren dentro del círculo familiar, una situación que preocupa a las entidades que velan por los derechos de los niños.

El gobernador Erick Tzun de León, expresó que la unión de las instituciones de gobierno como la policía nacional civil, personal de salud, educación y la secretaría de prevención de la violencia sexual, debe generar un mejor impacto en la prevención y la cultura de denuncia, para evitar destruir la vida a las niñas, razón por la cual piden a la población que denuncien este tipo de hechos para su erradicación.

Quetzaltenango es el séptimo departamento con mayor índice de menores embarazadas, según lo que dio a conocer Helmán Castillo especialista en niñez y adolescencia de la Policía Nacional Civil.

“En la institución capacitamos a los agentes para que al momento de tomar la denuncia sepan cómo tratarla, además se imparten charlas en institutos y colegios para prevenir los abusos de menores de edad”, refirió Castillo.