El estado de las columnas es uno de los principales problemas estructurales que presenta el edificio de la Municipalidad de Xela.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
Desde diciembre del año pasado, una empresa privada realiza un estudio estructural para conocer cuáles son los principales daños que presenta el edificio municipal de Quetzaltenango.

Aunque se tenía contemplado que esta consultoría, que realiza la empresa de ingeniería de Juan Bruno Racancoj para la Muni altense, se pudiera ejecutar en tres meses, la pandemia y la complejidad del edificio, han provocado que aún no se entreguen los resultados.

“Esta consultoría tenía tres meses para ejecutarse, pero la empresa solicitó un mes más por la complejidad del edificio, lo cual se les autorizó, y hubo un periodo de suspensión por el estado de Calamidad en el país por la pandemia. Pero ya están en la fase final de entregar los resultados”, explicó Henry Xiap, técnico de la Oficina del Centro Histórico (OCH) de la Municipalidad de Xela.


Agregó que el objetivo del análisis estructural es definir los daños reales que presenta el edificio y las acciones que se deben realizar para conservarlo.

Actualmente los daños más evidentes y que causan mayor alarma son los de las columnas, y aunque ya se cuenta con un proyecto de restauración, se deben esperar los resultados del análisis estructural.

“Estamos a la espera de recibir los resultado e informe de la empresa para tener una pauta de los daños que tiene el edificio, esto nos ayudará a realizar los trabajos de restauración de las columnas afectadas, así como del salón (de Honor), que son los dos proyectos pendientes de avanzar por medio del convenio con la Escuela Taller”, apuntó Xiap.