Eta está a horas de tocar nuestro país y llegará como un huracán categoría 5, lo que significa que es extremadamente peligroso, por eso es necesario prepararse, aunque vivamos en sitios no tan vulnerables.

Mirna Alvarado/LaPrensadeOccidente

Eta demostró que incluso si habitamos en un “lugar seguro”, este puede no serlo, aunque lo aparente. La saturación de agua en los suelos del país está volviendo lo ha vuelto peligroso hasta en un 75 por ciento, según los informes de la CONRED, quienes han mencionado que no está de más prepararse para salvarnos en caso de un fenómeno natural.

Gustavo Lang especialista en reducción de desastres y es delegado regional de la CONRED comenta que en estos casos la planificación y herramientas como la mochila de las 72 horas se vuelve fundamentales.

“No hay forma humana posible de contener la fuerza de la naturaleza, pero sí podemos protegernos, por eso si vive en un área de riesgo, deberá estar preparado para la temporada de huracanes, año con año y sin excepción, que en el Atlántico es del 1 de junio al 30 de noviembre anualmente”, aseguró Lang.

Lang sugiere que la importancia de organizar una o más mochilas de emergencia, en las que se debe incluir raciones alimenticias, ropa, linternas, un radio de transistores para monitorear la información sobre el fenómeno, baterías, medicamentos entre otros.

“Lo ideal es que cada integrante de la familia tenga su propia mochila”, refirió.

Fuente/ OMS

La Organización Panamericana de la Salud, recomienda también mantener llena la alacena, en la media de lo posible. Elabora un plan familiar para casos de desastre.

El plan debe incluir, rutas de evacuación, ubicación de mochilas de las 72 horas, refugios dentro y fuera de casa, evacuación de mascotas y números de emergencia guardados en todos los celulares de los integrantes de tu familia.

Proteger fundamentalmente a los niños y las personas mayores. Tenga en cuenta los problemas médicos de los adultos mayores, así como sus medicamentos.

Cuide a sus mascotas, porque también son parte de la familia. Haga planes para garantizar la seguridad antes, durante y después de un huracán.

Cuando verifique si sus vecinos y amigos están bien, asegúrese de seguir las recomendaciones de distanciamiento social y portar la mascarilla.

También se sugiere imprimir los documentos importantes (como los números de teléfono de emergencia, información de su seguro) antes de que llegue un huracán, pues habrá cortes de energía eléctrica y podrías no tener luz ni servicio de internet.

Fuente/OMS

Si el área donde está comienza a inundarse, inmediatamente corte la energía eléctrica y desconecte y apague la válvula del tambo de gas. Tenga a la mano un radio con pilas nuevas para mantenerse informado.

Mantenga sus documentos importantes (actas de nacimiento, matrimonio, títulos, papeles agrarios, etc.) guardados en bolsas de plástico y dentro de una mochila que deje libres brazos y manos.

Si recibe orden de evacuación, aunque su hogar luzca muy seguro, no lo dude, vaya a donde se lo indiquen las autoridades. Asegure todos los objetos sueltos que pueda lanzar el viento y retire antenas de televisión, rótulos u otros objetos colgantes.

Tenga a la mano ropa de abrigo o impermeable. Limpie la azotea, desagües, canales y coladeras. Limpie la calle y alcantarillas. Prepare ropa impermeable y zapatos cerrados.

Si debes evacuar:
No improvise y siga las indicaciones de los cuerpos de socorro. Prepare un “kit para llevar” con los artículos personales de los que no pueda prescindir durante una emergencia.

Incluya artículos que ayuden a protegerse a sí mismo y a los demás de la covid-19, como desinfectante, jabón, (toallitas desinfectantes) y al menos 2 mascarillas para cada persona.
Si debes permanecer con familiares o en un albergue, tome su distancia y no olvide su higiene.