Miguel Valle: “La encarcelación de la semana pasada no debe detenernos”

285

Una de las seis personas que fueron brutalmente golpeadas durante su detención el pasado sábado 21 de noviembre tras participar en la manifestación, animó a la población para no bajar la guardia y continuar en la lucha por un mejor país.

Mirna Alvarado/LaPrensadeOccidente

Videos que circulan en redes sociales ponen de manifiesto el uso de la fuerza excesiva de parte de agentes de la Policía Nacional Civil, quienes a inicios del plantón estaban completamente tranquilos en algunos momentos hasta intercambiaron palabras con la población.

Miguel Valle uno de los manifestantes contó que los manifestantes comenzaron a retirarse a eso de las 17:45, entonces un grupo de personas fueron hasta el edificio de Gobernación para lanzar consignas, en medio de un momento de tensión él junto a su esposa de 32 años intentaron calmar los ánimos, sin imaginar que minutos más tarde sería sometido por los agentes antimotines en cercanías del edificio de la SAT.

“Intentamos hacerle ver a las personas que estaban gritando insultos a los agentes que ellos también son pueblo, los defendimos pero lo que menos pensamos es que pasando el rato, íbamos a ser golpeados y llevados en la patrulla”, refiere Valle.

Valle explicó que los agentes le golpearon en la espalda y abdomen, además lo lanzaron al piso, en ese momento escucho que su esposa pedía auxilio porque le habían tirado los anteojos. “Cuando escuché que ella gritaba, intenté incorporarme pero fui sometido de nuevo, intenté taparme cara, me dieron de punta pies y macanazos, me sentí impotente”, dijo.

Miguel Valle indicó que intentó zafarse del grupo de policías que lo habían sometido porque temía que a su esposa le hicieran algo más ya que quienes la detuvieron fueron hombres, pero decidió no resistirse cuando escuchó la voz de una mujer policía.

Los golpes fueron severos que no se percato lo que ocurrió con su esposa, tras la golpiza los agentes lo lanzaron a la patrulla junto a una señorita que también fue detenida y golpeada, “yo no veía nada, me angustiaba no saber a dónde se llevaron a mi esposa”.

“La patrulla estuvo dando vueltas por mucho tiempo, antes de llevarnos a tribunales, estuvimos así como una hora, le pregunté a la señorita que iba conmigo si estaba bien y los policías nos pedían silencio, fue espantoso”, comentó.

“Luego del paseo en la patrulla, nos llevaron a tribunales nos bajaron y fue cuando vi que mi esposa bajaba de la cabina del vehículo, no trasladaron a la carceleta, entonces pudimos hablar, me dijo que le habían dado choques eléctricos”, agregó.

Integrantes del Colectivo Ciudadano coordinaron la asistencia de los abogados para las personas detenidas ese día, quienes fueron puestos en libertad hasta la madrugada del Domingo 22.

Valle explicó que durante la audiencia se pidió al Ministerio Público que investigue el uso excesivo de la fuerza policiaca, además se presentó una denuncia a la PDH, señalando que durante las detenciones se violaron varias garantías constitucionales.

“Ahora en lugar de sentirnos seguros cuando vemos una patulla, nos ha quedado miedo y desconfianza, por la experiencia que pasamos nos resulta peligroso ver uniformados, vemos que nuestro país retrocedió porque esto solo se veía durante el Conflicto Armado Interno, pero no debe ser motivo para que la ciudadanía baje los brazos y deje de luchar”, aseguró Valle.

Unas 6 personas 4 hombres y 2 mujeres fueron detenidas y ahora deben presentarse ante juez el próximo 3 de diciembre, fueron acusados de Faltas al Orden Público, a juez Mayra Lorena de León Rodas determinó una caución económica y fijó la audiencia de liquidación para la próxima semana.

En este juzgado fueron procesados los seis detenidos en la manifestación de la semana pasada

Aunque la experiencia de hace una semana fue amarga para quienes fueron encarcelados, su deseo por ver un mejor país, continua y hacen el llamado a la población para no desistir y cobrar fuerzas para que este sábado 28 de noviembre de nuevo las consignas se hagan escuchar en las plazas de todo el país.

Fuentes indicaron a este medio que fueron alrededor de 20 personas (en su mayoría jóvenes) las detenidas, pero que algunos agentes contactaron a los familiares a quienes les pidieron dinero a cambio de no llevarlos a los tribunales, ese extremo lo investiga la Oficina de Responsabilidad Policial y la Procuraduría de los Derechos Humanos.

Juan Francisco Foppa señala que lo acontecido el pasado sábado ha generado desconfianza hacia las fuerzas de seguridad, por la represión con la que actuaron, sin embargo hizo un llamado a la población para continuar participando en las protestas que se desarrollarán este día en distintas partes del país.