El aroma del pinabete se asocia a la Navidad, y es por ello que durante esta época aumenta la demanda de esta especie. En Xela, hay un lugar donde puedes encontrar árboles, coronas y guirnaldas de pinabete legales.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
Por octavo año consecutivo en la Plaza Japón de la ciudad de Quetzaltenango se realiza la Feria del Pinabete, un lugar donde la población puede encontrar y adquirir árboles, coronas y guirnaldas de estas especie, las cuales provienen de plantaciones legales.

La feria, que estará habilitada hasta el 20 de diciembre, de 8 a 9 horas, reúne a doce productores de pinabete de plantaciones que se encuentran en San Carlos Sija, Palestina de Los Altos y otros puntos de la región.

Representa, de acuerdo con Sergio Osorio, responsable de Pinabete del Instituto Nacional de Bosques (INAB), una oportunidad de reactivación económica en medio de la pandemia de coronavirus. “Las personas que están aquí son propietarios de pequeñas plantaciones de pinabete y tienen expectativas de generar ingresos con las ventas”, refirió.

En años anteriores “hemos tenidos respuesta positiva de la población, cada año se incrementa la venta de productos y subproductos legales, la población toma conciencia de no comprar productos ilícitos y están contribuyendo a conservar áreas naturales”, refirió Osorio, quien recordó que se puede comprobar que un pinabete proviene de una plantación legal con el marchamo totalmente blanco en el caso de los árboles, y el marchamo blanco con fondo negro en el caso de los subproductos.

En Quetzaltenango se cuentan con 65 plantaciones de pinabete, algunas en proceso de crecimiento y un estimado de 25 en fase de producción.

Algunos productores están en la Feria del Pinabete en Xela, otros abastecen a puntos de venta en la capital y algunos venden directamente en las plantaciones.