Destinos turísticos naturales que son un respiro físico y mental en el occidente, aquí la guía, para ir en familia o con amigos

579

Quetzaltenango y la región ofrecen una serie de opciones para visitar, algunas muy conocidas y otras no tanto, que se pueden disfrutar con la familia o amigos de una manera segura y con todas las medidas necesarias para evitar cualquier tipo de contagio de covid-19.

Vista desde el Cerro Pecul o Santo Tomás, ubicado entre los departamentos de Quetzaltenango, Suchitepéquez y Sololá. Foto de Carlos Gramajo.

José Racancoj/La Prensa de Occidente – Fotos Carlos Gramajo

Desde El Refugio del Quetzal en San Marcos, hasta la laguna Magdalena de Huehuetenango, pasando por la Laguna de Chicabal en Quetzaltenango, en la región occidental del país existen diversidad de atractivos turísticos que se pueden disfrutar de manera segura.
Al ser lugares que se encuentran al aire libre y donde no hay aglomeraciones, son ideales para pasar momentos agradables con la familia y los amigos, pues se minimizan los riesgos de contagio por coronavirus.

Actualmente, por las condiciones que impone la pandemia, los esfuerzos turísticos están enfocados en atraer a los visitantes locales y nacionales, pues pocos extranjeros ingresan al país por cuestiones turísticas, debido a que aún hay restricciones en varios países.

Xela en una posición privilegiada

Quetzaltenango tiene una ubicación privilegiada en la región, pues funciona excelentemente como un centro de distribución turístico hacia otros departamentos. Cerca de la Ciudad Altense, a una distancia de hora y media o dos, máximo, utilizando vehículo, “hay tanto que ver”, aseguran los tours operadores.

Estos destinos, que se ubican en departamentos como San Marcos, Huehuetenango, Totonicapán y el mismo Quetzaltenango, son accesibles económicamente. Una excursión de un día a lugares como La Castalia o El Refugio del Quetzal (San Marcos) puede costar Q199, lo cual incluye transporte de ida y vuelta y un guía. Cuando es de dos días puede ser de Q350 o Q399, ya que se paga hospedaje y alimentos, refiere Patrick Vercouture, presidente del Comité de Autogestión Turística (QAT) de Quetzaltenango y empresario de Adrenalina Tours.

Actualmente, esta empresa que opera diversos viajes a destinos turísticos naturales maneja un protocolo de bioseguridad para evitar contagios, los cuales se implementan especialmente en los vehículos, que es donde las personas están más cercanas. “Se utiliza solo la mitad de la capacidad del vehículo, solo llegamos a un máximo de diez personas, incluido el guía. Intentamos que los grupos que viajan sean familiares, o personas que ya se conocen o viven juntos”, añadió.

A eso se añade el uso de gel, y que el guía no puede retirarse en ningún momento la mascarilla y no se entregan recibos físicos, tampoco se acepta dinero en efectivo, pues se trabaja con depósitos o transferencias previos.

Los destinos en Quetzaltenango

Tras pasar por muchos meses de encierro y con estrés, recorrer lugares abiertos y tener contacto con la naturaleza es algo que todos necesitamos en este momento, considera Vercoture. Es un respiro a nivel físico y mental, considera.

En esto coincide Patricia Rabanales, directora regional del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), quien considera que disfrutar de la naturaleza “nos viene bien a todos”, pero se debe hacer de manera responsable, con el distanciamiento, usando el gel y evitar salir de casa si se experimentan síntomas de covid-19, para no arriesgar a otros viajeros.

En Quetzaltenango, los destinos naturales que se pueden visitar porque ya están abiertos y cumplen con las medidas, explicó Rabanales, son la Laguna de Chicabal y el centro recreativo Highland Natural Park en San Martín Sacatepéquez que ofrece hospedajes únicos en la región, así como la Laguneta en Salcajá, y el volcán Santa María y el cerro El Baúl en Xela, que ha tenido mejoras en su acceso.

Por su parte, Vercouture señaló que para los jóvenes que aman la naturaleza es ideal visitar la finca La Chingada, y desde ahí se puede dirigir hacia el volcán Santo Tomás (Pecul), Zunil, un lugar poco frecuentado pero que guarda una belleza increíble. 

Un destino ideal por excelencia

De estos lugares turísticos en Quetzaltenango, uno de los más atractivos es la laguna de Chicabal, la cual está habilitada desde inicios del mes pasado. Martín de León, representante de la Asociación de Agricultores (Asaeco) de San Martín Sacatepéquez, quienes cuidan y protegen la laguna, refirió que actualmente reciben grupos pequeños, de aproximadamente cinco personas, quienes por lo regular son familias locales o nacionales, pero aún no extranjeros.

“Estamos implementando todos los protocolos, instalamos lavamanos, gel y fumigamos, además, el uso de mascarilla es obligatorio, y los senderos están señalizados desde la carretera hasta la laguna”, añadió. El precio para personas locales es de Q5, y de Q15 para los nacionales.

Conociendo el Santa María, de la mano de los guías

Para Vercoture, es importante que los turistas cuenten con un guía durante sus recorridos a los diferentes centros turísticos, pues esto mejora la experiencia en los viajes, además, “contratar un guía local es una responsabilidad social”, señala, pues son personas no han tenido trabajo por siete u ocho meses.

Una de las opciones turísticas donde se pueden contratar los servicios de guías locales y capacitados es el ascenso al volcán Santa María. En este lugar opera la Asociación de Guías de Turismo Comunitarios Explorando El Valle, del Valle de Palajunoj. Fabiola Quijivix, representante de la asociación, explicó que cuentan con una oficina en el sector 2 de Llanos del Pinal, ruta al Santa María, y desde ahí ha trabajado la implementación de protocolos de bioseguridad, de la mano del Inguat, Helvetas e Intecap, quienes los han capacitado. “Hemos hecho ensayos de ascenso al volcán con visitantes locales, para prepararnos de la mejor manera y ofrecer una experiencia agradable y segura”, comentó.

Agregó que para ellos lo más importante es el distanciamiento físico, porque hay personas que pueden llegar a la cima con mascarilla, pero otras no. Además, lo más recomendable es que un guía conduzca de cinco a seis personas, pues al llevar a más, se corre riesgo de que alguno se quede hasta atrás y actualmente hay mucha maleza en el sendero.

Joyas en la región

En departamentos cercanos existen destinos idóneos para disfrutar sin correr riesgos, y entre ellos está el bosque municipal de San Marcos, donde se puede caminar y disfrutar de la naturaleza, explica Vercouture. En este departamento también se encuentra un paraíso de aguas termales como lo es La Castalia, así como las cataratas de La Igualdad, considerada como una de las más altas de Guatemala y Centroamérica, ya que tiene una altura de 187 metros. Para llegar se debe caminar por un sendero rodeado de plantaciones.

Para quienes gustan de los animales y las aves, El Refugio del Quetzal, en San Rafael Pie de la Cuesta, es ideal. Noviembre, diciembre y enero son buenos meses para visitarlo, pues es cuando los quetzales ya están sobre los nidos.

En Totonicapán se puede visitar El Aprisco, que es un parque ecológico que cuenta con senderos, búngalos, espacios para acampar y muchas áreas verdes con vistas hermosas del bosque. Otro parque ecológico es Chajil Siwan, que cuenta con cien hectáreas de bosque.

Este departamento también ofrece opciones de turismo más cultural, donde se pueden evitar aglomeraciones, como lo es San Andrés Xecul y San Cristóbal Totonicapán, “pero lo ideal es que sea con guías que vayan explicando”, añadió el empresario.

Huehuetenango es un departamento que tiene auténticas joyas turísticas que deben ser exploradas. Un ejemplo es el tour que se puede hacer por la impresionante Laguna Magdalena, Chiantla y el mirador Juan Diéguez Olaverri. O se puede disfrutar de los Cenotes de Candelaria, junto con las aguas turquesas de la Laguna Brava o el agujero de El Cimarrón.

Laguna Brava, en Huehuetenango, es considerada la más grande del páis. Tiene cenotes alrededor, cascadas y espacios con agua cristalina.

Las Georginas

Este centro turístico, famoso a nivel nacional y fuera de nuestras fronteras, se prepara con un remozamiento total, las piscinas, búngalos, restaurante, además de un plan general para garantizar medidas sanitarias que ofrezcan seguridad al vistante. Aún no tienen fecha para abrir sus puertas.

 

El Refugio del Quetzal, en San Rafael Pie de la Cuesta.