Este año se ha reducido el número de muertes maternas en el departamento de Quetzaltenango, comparado con el 2019.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
Tres equipos de ultrasonido con tecnología avanzada fueron donados por el proyecto MSH y el Observatorio de Salud Reproductiva (Osar) al Área de Salud de Quetzaltenango, los cuales serán destinados a los distritos de salud de San Juan Ostuncalco, Cajolá y Huitán.

El objetivo de esta donación es evitar muertes maternas, atendiendo de manera oportuna cualquier problema obstétrico que se pueda dar durante el periodo de embarazo. “Con un diagnóstico temprano se pueden corregir muchos problemas, se pueden evitar muchas muertes maternas”, dijo el director del Área de Salud, Juan Nájera.

El galeno explicó que se destinaron los equipos a estos municipios porque son los lugares donde más problemas con mortalidad materna se han registrado. “Es la primera vez que estos distritos tendrán este tipo de equipo”, refirió.
Un total de 11 ultrasonidos se tienen distribuidos en la red de servicios en el departamento.

Felipe López, del proyecto MSH, refirió que cada equipo esta valorado en Q55 mil, pero el costo global es mayor, pues también se donó una impresora, mascarillas y protección personal. Además, se está capacitando al personal que utilizará los ultrasonidos.

“El año pasado se hizo un curso para entrenar a personas en el uso de ultrasonidos, y se hizo un diagnóstico acerca de dónde hacía falta este equipo”, refirió.

Mirna Montenegro, secretaria del Osar, señaló que la donación viene a contribuir al derecho que tienen las mujeres de tener acceso a una atención en salud de calidad y con tecnología.

En 2019, en Quetzaltenango se registraron 18 muertes maternas, mientras que este año suman 11, lo que significa una reducción de 7 casos.