Organizaciones reconocen falta de cohesión entre la población para erradicar la corrupción

247

Cinco años después de las manifestaciones multitudinarias que sacaron del poder al entonces presidente Otto Pérez Molina, Guatemala ha vivido desde el pasado 21 de noviembre nuevas y masivas protestas contra las medidas del gobierno actual.

Pilar Bagur, representante del Sector de Mujeres en Xela, dice que es importante que todas las entidades no gubernamentales se unan a las demandas ciudadanas.

Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente/Fotos David Pinto

El motivo principal que derramó el agua del vaso fue la aprobación del presupuesto de gastos en el Congreso de la República para el año próximo. Tras la gran polémica causada, la junta directiva parlamentaria se vio obligada, el lunes 23 de noviembre, a anunciar la suspensión de su trámite.

Aún así, las muestras de rechazo hacia el Gobierno continúan. Varias organizaciones de todo el país convocaron a protestar en sus propios territorios. Los ciudadanos han reiterado su participación en las plazas, exigiendo la renuncia del presidente Alejandro Giammattei, del vicepresidente, los diputados, el ministro de Gobernación y el jefe de la Policía Nacional Civil.

Analistas han considerado que la intensidad de las protestas podría bajar debido a las festividades de fin de año; sin embargo, a partir del primer fin de semana de enero la población se volcará a las calles.

Las propuestas

Representantes de varias organizaciones coinciden en que el siguiente paso es la convocatoria a una Asamblea Plurinacional Constituyente, es decir, que abarque a toda la población (pueblos indígenas, líderes comunitarios) y no solo a un sector.

No obstante, reconocen que la lucha apenas comienza, porque todavía hace falta que las organizaciones sociales unifiquen criterios en busca de una refundación del Estado, que permita el cese de la corrupción dentro de las estructuras de gobierno.

Pilar Bagur, representante del Sector de Mujeres en Xela, refiere que es importante que todas las entidades no gubernamentales se unan a las demandas ciudadanas y, de esa manera, participar en la toma de decisiones y no solo en el momento del ejercicio electoral.

“Los actos de corrupción son los que provocan a la población a volcarse a las calles, pero esta participación debe ser constante, no solo en las plazas con una pancarta sino en la propuesta de soluciones que se puedan aglomerar en un plan nacional”, señala Bagur.

Ángel Polanco, del Colectivo Voz, comenta que hace falta que la población se apropie de las propuestas y que, al mismo tiempo, reciba formación política. “La formación política debe ser constante, debemos participar desde nuestros propios espacios para hacer auditoría social desde las universidades, las comunidades”, reitera.

Para Alejandra Teleguario, activista de derechos humanos y universitaria, el siguiente paso es el hecho de participar a nivel de política partidista, pero previo a ello no se debe descuidar el impulso de ir a las plazas a manifestar. “La indignación es la llama que debe permanecer viva para seguir en las protestas. Reconocemos que nos falta tener una agenda común para derribar las desigualdades que estamos viviendo”, menciona Teleguario.

De acuerdo con Anayté Rodríguez, del Colectivo Ciudadano, con la propuesta de presupuestos para 2021 se contemplaba destinar fondos para infraestructura en concesiones al sector privado, que supuestamente son compromisos de los partidos que conforman el oficialismo y que en el pasado ha sido grandes casos de corrupción.

Sin embargo, para el rubro del combate a la desnutrición y el fortalecimiento de los hospitales, como parte de las acciones para enfrentar la emergencia sanitaria, se vieron anulados o recortados. “Esa fue parte de la indignación de la población que permanece y motiva a no dejar de manifestar”, comenta.

PIE DE FOTO

La aceptación del presidente Giammattei cayó en picada, del 56 % cuando tomó el poder, en enero, al 30 % en julio, según el estudio de la empresa mexicana de investigación Mitofsky.

Guatemala es uno de los países percibidos como más corruptos de Latan, solo por debajo de Venezuela, Haití y Nicaragua, según informe de Transparencia Internacional.

Continuar protestando

El sábado 12 de diciembre,  de nueva cuenta la población se salió a las plazas. Por las fiestas de fin de año los analistas pronostican que las protestas bajarán de tono, pero en enero,  de nuevo se harán presentes.