En lo que va de la temporada seca, el Instituto Nacional de Bosques registra un aumento en incendios forestales los cuales han consumido fuertes cantidades de bosques.

Un bombero forestal realiza trabajos para mitigar el fuego en uno de los cerros del departamento de Quetzaltenango. (Foto: de archivo)

Mirna Alvarado/LaPrensadeOccidente

Guillermo Monterosa delegado departamental del Instituto Nacional de Bosques (INAB), dio a conocer que en lo que va de la temporada seca de 2020 que inició en octubre pasado, se ha dado un aumento en incendios forestales.

Hasta el momento se contabilizan 30 incendios y 90 hectáreas de bosque, perdidos por las llamas, los municipios más afectados han sido Cantel, Zunil, San Carlos Sija y el valle de Quetzaltenango.

Monterrosa indicó que aunque la cantidad de incendios no sobre pasa la cifra del año pasado en la misma fecha, eso no significa que los daños sean más serios, “hemos visto que los procesos educativos y el confinamiento derivado de la pandemia de Covid-19 redujo el problema, pero debemos esperar al final de la temporada seca”, aseguró Monterrosa

En 2019 se contabilizaron 45 incendios forestales en el departamento de Quetzaltenango, el daño a los bosques es severo y puede repercutir a mediano plazo, en la producción de agua potable.

De acuerdo con los informes de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED),el 90 % de incendios forestales en el departamento, son provocados y el resto se deben al descuido en la quema de rozas (caña de milpa).

Cada vez que se registran incendios forestales acuden bomberos forestales de diferentes municipalidades, personal de CONRED, del Instituto Nacional de Bosques (INAB), Bomberos Voluntarios de la Quinta Compañía Quetzaltenango, el Ejército de Guatemala, entre otras instituciones.