Este año se viviría la edición 58 de la carrera San Silvestre en Quetzaltenango, sin embargo, el evento pedestre fue suspendido por la emergencia sanitaria.

El año pasado la San Silvestre se corrió en Salcajá. Foto: Dynamic Focus

José Racancoj/La Prensa de Occidente
La San Silvestre es la carrera más antigua en la ciudad de Quetzaltenango con 57 ediciones, y ha sido una tradición que con esta fiesta deportiva se despida cada año. Sin embargo, esto no ocurrirá este 31 de diciembre, pues el evento fue suspendido debido a la pandemia del coronavirus.

Durante los últimos dos años, la carrera se había realizado en Salcajá, pero los planes de los organizadores era regresarla este año a la cabecera departamental. Situación que ya no se pudo concretar.

Este año se correría la edición 58, la cual tendrá que esperar, si las condiciones lo permiten, para el último día del 2021.

Elsa Monterroso, quien es parte de la organización de la carrera, dijo que había una propuesta de poder realizarla de manera virtual, pero por diversas razones se decidió cancelarla. “En agosto se hizo esta propuesta, y se empezó a ver cómo evolucionaría, pero en octubre finalmente se decidió que mejor ya no se realizaría. Algunas personas apoyaban la idea y otras no”, refirió la experimentada corredora.

Nostalgia por una carrera arraigada
Cada año, la carrera de 5 y 10 kilómetros de San Silvestre reúne a un promedio de 1 mil 400 corredores inscritos, aunque suelen participar muchos más sin un número.

“Existe un poco de melancolía y tristeza porque este año no se realizará la carrera, pero estamos agradecidos con Dios de que tenemos salud y sabemos que más adelante vendrán más eventos. En este momento debemos abstenernos y resguardar a los atletas y asistentes”, refirió.

Los planes de la organización es que para el 2021 se pueda realizar el evento de nuevo en la ciudad altense.