Quetzalteco profesará los votos de San Francisco de Asís: “Dios me ha llamado por nombre y apellido para servirle y amarle”

378

Su primer acercamiento con la vida cristiana fue cuando tenía nueve años, en una de sus visitas al Hogar del Niño Minusválido del Hermano Pedro de Quetzaltenango, este sábado 16 de enero, Edgar Daniel Coyoy Medrano profesará los votos solemnes en la orden de Frailes Menores.

De pie, de izquierda a derecha, Edgar Daniel Coyoy Medrano, originario de Xelajú, de 34 años de edad.

Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

La labor efectuada por el padre Franciscano Juan Luis Lázaro al frente del Hogar del Hermano Pedro de Xela fue la inspiración del que será nuevo Fraile, Daniel Coyoy, quien recuerda haber tenido su primer encuentro con Cristo y la vida Franciscana justo en ese lugar.

“Ingresé a la orden hace once años, en el hogar del Hermano Pedro de Xela, ahí fue donde se dio mi primer enamoramiento de la vida religiosa”, comenta.

“Mañana profesaré los votos de pobreza, obediencia y castidad y las regla de San Francisco de Asís, durante seis años fui profeso temporal, ahora son los votos perpetuos que significa un sí para siempre”, explica el futuro Fraile Coyoy.

El religioso de 34 años, se inició el camino de San Francisco de Asís cuando tenía 23 años, compartir con los niños con capacidades especiales, ancianos y personas desposeídas, transformó su vida y fue entonces su principal motor para continuar con la preparación espiritual que lo llevará a la confirmación de su llamado.

“Los primeros años de noviciado son de teología y misión, el servicio en el Hogar del Hermano Pedro de Antigua Guatemala donde ahora me encuentro ha sido para mí el máximo encuentro con Cristo y con el Santo, siento que Dios me ha llamado con nombre y apellido y este es el camino que he decido seguir”, afirmó.

De acuerdo con su relato, la pandemia provocó la pausa de varios proyectos que se tenían en el hogar, la dificultad para recaudar los fondos para su sostenimiento fueron parte de sus retos, “a Dios gracias su provisión, aunque clausuramos actividades el amor de Dios se mostró por medios inimaginables”, indicó.

El Hogar del Hermano Pedro de Antigua Guatemala donde presta servicios el futuro Fraile, tiene un presupuesto anual de Q60 millones, atiende a 248 niños, jóvenes y ancianos con capacidades especiales, sin contar a las personas que buscan servicios de salud.

“Nunca faltó quien nos socorriera con mascarillas y antibacterial durante esta pandemia, la gente además de buscar ayuda en nuestros servicios de salud también busca ayuda espiritual, entonces además de ayudarles a encontrar alivio físico también proveemos el bálsamo espiritual”, refiere.

“Nosotros (los frailes Franciscanos) decimos, seguimos a Cristo pobre y crucificado sirviéndo a los más pobres a los más sencillos, la profesión de votos para mi es la concretización de un sueño y de un anhelo de muchos, es ver que la gracia de Dios me ha acompañado a pesar de mi humanidad y mi pequeñez”, asegura.

Coyoy explica que de su familia es el primer religioso, “a lo mejor más delante de toda la familia salga una prima que desee ser monja o un primo que quiera ser sacerdote, no lo sé”, dijo entre sonrisas.

Edgar Daniel Coyoy Medrano, es hijo de los Quetzaltecos Edgar Adolfo Coyoy Ordoñez y Aída Elisabeth Medrano Contreras, quien ya falleció, y hermano de Dorian Adolfo Coyoy Medrano, a quienes agradece su apoyo y respaldo en este camino que ha decidido continuar.

Coyoy invitó a los jóvenes especialmente a descubrir el camino dentro de la vida religiosa. “La iglesia siempre necesita de personas que tengan el deseo de servir, el deseo de entregarse a Cristo, los jóvenes lo pueden hacer en un grupo juvenil, en alguna obras social, hay encuentros vocacionales donde Dios les puede hablar y así podrán descubrir el camino que debe seguir”, puntualizó.

“profesaré los votos de pobreza, obediencia y castidad y las regla de San Francisco de Asís, durante seis años fui profeso temporal, ahora son los votos perpetuos que significa un sí para siempre”