Los incumplimientos de los protocolos para prevenir contagios de covid-19 han sido constantes en el transporte urbano y extraurbano en la ciudad de Quetzaltenango. 

Operativos en buses se han realizado en diversos puntos de la ciudad. 

José Racancoj/La Prensa de Occidente 

En los últimos días las autoridades han sancionado a más de 46 unidades del servicio colectivo, quienes han incumplido con el aforo permitido en cada bus y con el uso obligatorio de mascarillas, tanto por parte de pasajeros como de pilotos y ayudantes. Además, en muchos casos, los termómetros que utilizan ya están inservibles o no tienen baterías.

Francis Gómez, de Saneamiento Ambiental del Centro de Atención Permanente (CAP), señaló que muchas de las unidades han sido suspendidas por cinco días, y hay un caso de un bus que se suspendió por diez días, debido a que violaba la mayor cantidad de disposiciones emitidas por el Ministerio de Salud para contener la propagación del coronavirus.

El concejal Rodrigo Villatoro, presidente de la Comisión Municipal de Transporte, recordó que los buses deben cumplir con un número máximo de pasajeros, llevar las ventanillas abiertas, contar con gel antibacterial y el termómetro en buen estado.

Agregó que esta semana realizarán pruebas rápidas a los productos de desinfección que se usan, con el fin de medir calidad y pureza de los químicos que se utilizan, si cumplen su cometido. Se estima que se realizarán 100 pruebas inicialmente; si el producto utilizado no es el adecuado, se podrían imponer multas económicas o suspender unidades.