Sobre la 14 avenida y 7ª calle, zona 3 de Quetzaltenango, quedó tendido el cuerpo de Luis Antonio Escobar Rodríguez de 37 años de edad, luego que fuera atacado a balazos por motosicarios que se dieron a la fuga.

 

 

Mirna Alvarado/LaPrensadeOccidente

“El gemelo”, como le conocían sus amigos, cumplió los 37 años en diciembre pasado, dejó dos niños en la orfandad y luto en toda la sociedad quetzalteca, peritos en recolección de evidencias continúan el procesamiento de la escena del crimen.

El jefe de la Comisaría 41 de la Policía Nacional Civil (PNC), Gilmar Sagastume Pozuelos, explicó que dos hombres, quienes iban en motocicleta, se acercaron a la víctima, uno de ellos (el más joven según testigos) descendió y la asesinó.

“Transeúntes señalaron que el sicario caminó unos 20 metros, lanzó el arma y se subió a la moto que conducía su compañero y huyeron del lugar”, dijo Sagastume.

 

El hecho ocurrió a eso de las 4:45 de este viernes 12 de febrero, los primeros en llegar al lugar fueron socorristas de Bomberos Voluntarios de la Quinta Compañía, el paramédico Isaac Morales mencionó que constataron que la víctima ya no contaba con signos vitales.

Posterior a ello agentes de la Policía Nacional Civil acudieron a resguardar la escena e iniciaron el rastreo de los malhechores, el jefe de la comisaria 41 indicó que solicitarán las grabaciones de las cámaras de seguridad del sector.

Agregó que recibieron información de que la motocicleta utilizada por los sicarios es una Itálica de modelo antiguo, “no tenemos ninguna hipótesis hasta ahora”, refirió Sagastume.

 

 

Cabe mencionar que los agentes de la Policía Nacional Civil, se encontraban realizando un operativo de seguridad a unas cuantas cuadras del lugar donde se registró el asesinato.

Tras el procesamiento del sitio donde quedó tendido el cadáver de Escobar, los investigadores registraron el vehículo donde viajaba la víctima, en busca de indicios que puedan esclarecer este hecho.