Construcción contaba con licencia municipal, pero autoridades municipales señalan que no se tomaron las precauciones debidas que garantizaran la seguridad en la obra, lo que dio lugar a que uno de sus muros colapsara y causara daños.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
“Lo que le corresponde a la Oficina del Centro Histórico (OCH) es deducir las responsabilidades que establece el reglamento del Centro Histórico por no considerar el tema de seguridad del proceso de construcción, que fue lo que falló”, dijo esta mañana el director de la OCH, Otto Juárez, en referencia al hecho suscitado anoche en la 19 avenida y 1a. Calle de la zona 1 de Xela, donde la pared de un inmueble se desplomó en la vía pública, causando daños a dos vehículos y heridas a dos personas.

Juárez refirió que el tema de seguridad en el proceso constructivo, y en este caso en el de la demolición, es del propietario y del ejecutor del proyecto, el cual contaba con licencia de construcción que le fue otorgada hace 15 días.

“El inmueble ya contaba con licencia de construcción, lamentablemente no se tomaron las precauciones durante el proceso de ejecución que garantizara la seguridad de la obra, la seguridad hacia el vecindario, y en este caso a la vía pública”, refirió.

El director de la OCH realizó esta mañana una inspección en el lugar, para analizar la situación de la construcción y los posibles daños causados al espacio público.

“Nos pudimos dar cuenta que en los elementos (del inmueble) donde la oficina sugirió dejar contrafuertes están estables, ahí sí se siguieron los lineamientos de la oficina, en el resto del inmueble se derrumbaron las paredes. Es parte del proceso constructivo no haber considerado que podía pasar eso y no tener un cerco de protección en la obra, había mucha humedad en la segmentación de algunos muros que posiblemente influyeron en el proceso”, apuntó Juárez.