¿Qué aportes puede ofrecer para el mejor conocimiento de la historia de Quetzaltenango?

136

A partir de la década de los setenta, poco más o menos, comenzó a desarrollarse en algunas ciudades de Guatemala, sobre todo en Antigua, Guatemala y Quetzaltenango, una rama del saber histórico que utiliza nuevos métodos y enfoques para el estudio del pasado, abrió un vasto campo para el mejor conocimiento de la Semana Santa en Guatemala y en particular en Quetzaltenango. ¿Qué aportes puede ofrecer para el mejor conocimiento de la historia de Quetzaltenango, particularmente en lo que se refiere a la Semana Santa? Tal cuestión en la que abordaremos a continuación.

Foto Marcela Estrada
Foto Marcela Estrada

Dr. Hugo Rafael López Mazariegos

Algunas cuestiones esenciales de la  Semana Santa

Conscientes de que dejamos de lado aspectos sumamente importantes de la Semana Santa, que sería largo enumerar, nos detendremos brevemente solo en dos de ellas: iglesias y cortejos procesionales.

En cuanto al primer punto, los estudios de historia revelan que la iglesia de Catedral Metropolitana de los Altos fue fundada por los misioneros franciscanos en la época colonial, constituyendo una expresión singular del barroco en Guatemala.

Respecto a la iglesia de  San Nicolás de Toledino, su diseño se inspiró con base en los planos de la Catedral de Winchester, en Hampshire, Inglaterra. Se recordará que este templo fue construido a finales del siglo XIX.

Cortejos procesionales

Para entrar  en nuestra temática quiero señalar que los escultores más notables de la época colonial se inspiraron en la Biblia, en los tratados y catecismos religiosos que los frailes españoles trajeron a América Latina, así como los grabados de Europa, donde se  revelan las escenas de la pasión y muerte de Jesucristo.

Pero H. Rodas (2001) en su análisis acerca de la historia de escultores revela que la mayoría permanece en el anonimato, y son escasos los nombres que se conocen de los artistas de estas maravillosas obras de arte.

Nuestro intento de escribir la historia de un fenómeno tan complejo como la difusión de los cortejos procesionales en la sociedad de Quetzaltenango durante los últimos tres años.

La significación de la historia de los cortejos procesionales resalta el hecho, que ella “no es únicamente una disciplina o un método, sino  un planteamiento de una cuestión, que se refiere a nuestra existencia cristiana”, porque nos recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

En Quetzaltenango, los imponentes cortejos procesionales desfilaron por las calles y avenidas en 2019, sin embargo, en 2020 y 2021 fueron suspendidos por la pandemia del covid-19.

Jesús de la Paciencia

El Martes Santo sale del templo de Catedral Metropolitana de los Altos la procesión de Jesús de la Paciencia, imagen que simboliza a Jesucristo con una mirada pensativa  y serena. Esta escultura de mediados del siglo XVII es una expresión que marca el estilo barroco. Atrás marcha la Virgen Dolorosa.

Jesús de la Columna

El Miércoles Santo sale de Catedral la procesión de Jesús de la Columna, simbolizando a Jesucristo en el martirio.

Justo Juez

Una de las más impresionantes esculturas que recorren procesionalmente las calles de Quetzaltenango. Sale del templo de Catedral el Viernes Santo. Es una obra ejemplar del siglo XX. Le acompaña la Virgen Dolorosa

Señor Sepultado de la Catedral

Esta procesión ha tomado auge y hoy constituye uno de los grandiosos cortejos que desfilan por las calles de Quetzaltenango el Viernes Santo. Le acompaña la Virgen Dolorosa.

Sepultado de San Nicolás

A finales del siglo XIX el Cristo Yacente de San Nicolás. Constituye una ejemplar obra de arte de la escultura guatemalteca, como testimonio de la escuela barroca.

El cortejo procesional va precedido de los “ángeles llorones” que portan la insignia de la pasión, todos de yeso. Enseguida, los pasos traídos de España realizados en mármol y yeso transportados por carrozas con rodos. Atrás, los santos varones y María Magdalena

Conclusión y perspectivas

Nuestra reflexión  se centró en describir dos de las principales iglesias,  así como los cortejos  procesionales de la ciudad.

El problema de los cortejos procesionales se encuentra hoy en el centro de las preocupaciones de todos los católicos de Quetzaltenango y del país en general, en el centro de su tragedia por la pandemia de la covid-19. En fin, quedan muchas preguntas abiertas si volverán a salir los cortejos procesionales los próximos años, no sabemos, es incierto.

Esta pregunta está dirigida, en definitiva, a todos los católicos. Es un modo de plantearnos el problema de la pandemia desde el punto de vista de los cristianos. ¿Somos discípulos de Jesucristo condenado a muerte por el  imperio, o el Cristo liberador de las opresiones de las mayorías populares y de los pueblos oprimidos del planeta?