El cáncer de mama impactó la vida de 2.3 millones de pacientes en el 2020 por la pandemia de la covid-19

86

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común entre las mujeres, liderando las estadísticas a nivel mundial, 1 de cada 4 podría tener la enfermedad.

AstraZeneca/Comunicado

Doctor Making a House Call

Según datos de Observatorio Global de Cáncer, 2.3 millones de mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de mama en todo el mundo en el 2020. Para el 2040, se espera un total de 3.19 millones de nuevos casos de cáncer de mama en el mundo, provocando aproximadamente 1.04 millones de defunciones.

Esas cifras podrían ser mayores, pues se sabe que la pandemia del Coronavirus-19 (covid -19) está teniendo un importante impacto en la asignación de recursos médicos y en los procesos de diagnóstico y tratamiento de las pacientes con cáncer de seno. Una encuesta nacional realizada en sobrevivientes de cáncer de mama en los Estados Unidos reveló que, el 44% de las participantes aseguró haber tenido un retraso o interrumpido algún aspecto de la atención de su cáncer debido a la pandemia de covid-19.

Las pacientes diagnosticadas con cáncer de mama, experimentan un crecimiento descontrolado en las células en los senos y en algunos casos, puede llegar a convertirse en cáncer metastásico, es decir, se extiende a otras partes del cuerpo.

Se estima que el 90% de las mujeres son diagnosticadas en etapa temprana. Sin embargo, para el 2018, según datos de la Organización Mundial de la Salud, la incidencia había aumentado de manera significativa en edades tempranas, siendo su principal causa el factor hereditario, pues entre el 5% y 10% de las pacientes tienen antecedentes familiares.

Existen otros factores de riesgos involucrados, como la edad (es más común detectarlo en mujeres mayores de 50 años), tratamientos previos con radioterapia, obesidad, abuso del alcohol, inicio de la menopausia a una edad mayor, no haber tenido embarazos, consumo de medicamentos con terapia hormonal (estrógenos y progesterona), historial reproductivo (presentar la primera menstruación antes de los 12 años) y antecedentes personales y familiares de cáncer de mama.

Para su detección o diagnóstico se puede llevar a cabo diferentes análisis aplicados por el médico tratante, entre ellas, ultrasonido mamario, mamografías, resonancia magnética y/o biopsia, donde se verifica el estado del paciente, para luego proceder con exámenes más exhaustivos con el fin de determinar su localización, tipo de cáncer o expansión.

Por otro lado, es importante que el personal de salud comprenda la situación completa de una paciente con cáncer, tanto en lo emocional como físico, debido a que cada factor influye en el transcurso de su recuperación. Las mujeres que son diagnosticadas, además de la presencia de la enfermedad a nivel corporal, enfrentan muchas afectaciones a nivel psicológico al recibir la noticia, como ansiedad, incertidumbre, miedo y depresión.

Se estima que el 90% de las mujeres son diagnosticadas en etapa temprana. Sin embargo, para el 2018, según datos de la Organización Mundial de la Salud, la incidencia había aumentado de manera significativa en edades tempranas, siendo su principal causa el factor hereditario, pues entre el 5% y 10% de las pacientes tienen antecedentes familiares.

Existen otros factores de riesgos involucrados, como la edad (es más común detectarlo en mujeres mayores de 50 años), tratamientos previos con radioterapia, obesidad, abuso del alcohol, inicio de la menopausia a una edad mayor, no haber tenido embarazos, consumo de medicamentos con terapia hormonal (estrógenos y progesterona), historial reproductivo (presentar la primera menstruación antes de los 12 años) y antecedentes personales y familiares de cáncer de mama.

Para su detección o diagnóstico se puede llevar a cabo diferentes análisis aplicados por el médico tratante, entre ellas, ultrasonido mamario, mamografías, resonancia magnética y/o biopsia, donde se verifica el estado del paciente, para luego proceder con exámenes más exhaustivos con el fin de determinar su localización, tipo de cáncer o expansión.

Por otro lado, es importante que el personal de salud comprenda la situación completa de una paciente con cáncer, tanto en lo emocional como físico, debido a que cada factor influye en el transcurso de su recuperación. Las mujeres que son diagnosticadas, además de la presencia de la enfermedad a nivel corporal, enfrentan muchas afectaciones a nivel psicológico al recibir la noticia, como ansiedad, incertidumbre, miedo y depresión.

“Actualmente, existen probabilidades altas de que las pacientes tengan una posibilidad real de cura, gracias a los distintos tratamientos disponibles y a la atención integral a la que pueden acceder. También es fundamental que las mujeres se mantengan optimistas, y se empoderen de su proceso” indicó el Dr. Esteban Coto, Director Médico de AstraZeneca para Centroamérica y Caribe.