Estos espacios públicos estarán cerrados a partir de este jueves y se advierten medidas drásticas para quienes no cumplan con la medida. 

José Racancoj/La Prensa de Occidente

Desde tempranas horas de este jueves, personal municipal acordonó los diferentes parques de la ciudad de Quetzaltenango para cumplir con las medidas aprobadas ayer por el Concejo Municipal ante el aumento de casos de covid-19 en el municipio. 

La decisión de las autoridades ediles fue cerrar los parques y centros recreativos de la cabecera departamental, entre ellos el Cerro El Baúl, así como el Palacio Municipal, por siete días, para tratar de mitigar los contagios. 

“Esta medida busca evitar aglomeraciones, pues el objetivo es proteger la salud y la vida de la población. Hacemos un llamado a los comerciantes y a las personas en general que visitan estas áreas que acaten las disposiciones”, refirió Rony Álvarez, jefe de Gestión de Riesgos de la comuna. 

Álvarez refirió que se tomarán medidas drásticas, como la captura y conducción a los juzgados respectivos, en contra de las personas que irrespeten las medidas o rompan los cordones instalados.