Extremar medidas personales de bioseguridad es uno de los factores que influyó en que se redujeran infecciones respiratorias y gastrointestinales en el departamento.

El adecuado lavado de manos ayuda a reducir enfermedades.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
En 2020, comparado con 2019, las enfermedades respiratorias y gastrointestinales se redujeron hasta en un 50 por ciento, según los registros del Área de Salud de Quetzaltenango.

Aunque no existe un estudio específico, se estima que esta drástica reducción en los reportes de las afecciones tiene dos motivos, de acuerdo con Ana Gómez, epidemióloga del Área de Salud.
Uno es atribuible al uso de la mascarilla y la implementación de otras medidas de prevención ante el covid-19, como el lavado adecuado de manos, lo que tiene un impacto colateral en otras enfermedades como las respiratorias y gastrointestinales.

Esto se vio principalmente al inicio de la pandemia, debido a que había mucha incertidumbre, lo que hizo que las personas se cuidaran más.
“Muchas personas dicen ‘ahorita ni nos hemos enfermado’ y es cierto, porque hemos tenido más cuidado”, refirió Gómez.

Pero la reducción de casos también obedece a que las personas llegaron a los servicios de salud en menor cantidad, debido a que existía temor de acudir a ellos por la pandemia.
“La producción en los servicios disminuyó bastante durante unos 3 o 4 meses, no tuvimos la afluencia de personas que tenemos siempre”, refirió Gómez, quien agregó que de octubre a la fecha se empezó a normalizar la situación y actualmente ya se tienen consultas normales en los diferentes servicios.