Hoy se inician las celebraciones del centenario de la Hermandad del Señor Sepultado de San Nicolás 

124

El 30 de abril de 1922 nació la Hermandad del Señor Sepultado, de la parroquia de San Nicolás de Quetzaltenango; los socios conmemorarán este acontecimiento a lo largo de un año. 

José Racancoj/La Prensa de Occidente

La Proclamación del Año del Centenario, realizada este viernes 30 de abril en la parroquia de San Nicolás, marca el inicio de una serie de actividades que esperan culminar el 30 de abril de 2022, justo el día que la Hermandad del Señor Sepultado cumple los 100 años de fundación.

Se tienen preparadas varias actividades de orden espiritual, de proyección social, culturales y, de ser posible, dependiendo de la situación sanitaria del país, manifestaciones externas de fe, como la procesión del Centenario.

Las celebraciones son impulsadas por el Comité Pro Festejos del Centenario de Fundación de la Hermandad del Señor Sepultado de San Nicolás, cuyos coordinadores son Alfredo Díaz Girón y Hérber Pérez Maldonado.

“Estamos constituidos como comité desde hace algunos años, pero la pandemia nos ha obligado a modificar la planificación. Hay actividades que implican concentración de personas, que no se van a poder realizar, pues actuamos apegados a las normas de salud y obedeciendo las órdenes del arzobispo y párroco”, refirió Díaz.

Debido a esta situación, la eucaristía para la Proclamación del Año del Centenario, presidida por el arzobispo Mario Alberto Molina, se decidió realizar sin asistencia de fieles, pero con transmisión en vivo a través de las redes sociales de la hermandad, lo cual se hará con otras actividades programadas.

El Comité Pro Festejos del Centenario de Fundación de la Hermandad del Señor Sepultado de San Nicolás de Xela, dará inicio con las actividades del Primer Centenario de la institución con la Santa Eucaristía de Proclamación del año del centenario, a las 17.30 horas, de este viernes 30 abril en el Templo del Sagrado Corazón de Jesús, presidida por Su Excia. Rvma. monseñor Mario Alberto Molina y concelebrada por los Sacerdotes Carlos Macz – párroco de San Nicolás – y César Augusto Gutiérrez – vicario de la Parroquia.

Se tiene programado un concurso de orquestas filarmónicas para que presenten marchas fúnebres, en donde se seleccionará la marcha oficial del centenario. 

Espiritualidad traducida en caridad

Como parte de las actividades de proyección social se tiene planificado compartir con personas que lo necesitan, iniciando este fin de semana. “Hemos sido de la idea que lo que debe prevalecer en una hermandad es la espiritualidad que debe traducirse en caridad”, refiere Díaz.

Agrega que se prevé lanzar la nueva imagen del comité y se van a compartir mensajes de reflexión en redes sociales. También se tiene programado, en el aspecto cultural, un concurso con filarmónicas para que presenten obras musicales, específicamente marchas fúnebres, y de ahí se seleccionará la marcha oficial del centenario.

Otros eventos más sociales dependerán de la evolución de la pandemia en el país. “Creemos que sería incorrecto e inmoral tener una procesión de 8 horas con adorno suntuoso, que implique un gran gasto, sabiendo que muchos hermanos nuestros están sufriendo la enfermedad o por el fallecimiento de un ser querido”, refirió.


Una fecha histórica

El origen de la hermandad se remonta al 30 de abril de 1922, cuando un grupo de devotos al Señor Sepultado se reunió y decidió fundarla.

La imagen de Cristo llegó a Quetzaltenango en 1892 y fue procesionada por primera vez en 1893, sin embargo, la hermandad se fundaría 30 años después. “Ya se venía realizando la procesión del Santo Entierro, pero había la necesidad de conformar una hermandad, más formal, con normas de trabajo”, explica Díaz Girón.

Añade que fueron las hermanas Luisa y Viviana Hurtado las que se dieron a la tarea de encargar la imagen en aquellos años. “Es doña Viviana Hurtado la que se hizo cargo de hacer las gestiones en la capital para encargar la imagen. Ellas dos la donaron a la iglesia de San Nicolás, con el mandato de que cuando se formara una asociación o hermandad pasara a propiedad de esta institución para su veneración”, refirió.

Lamentablemente, no se conoce el nombre del artista que buriló la imagen, la cual tiene rasgos de la escuela de imaginería barroca.

Debido a que se desconoce al artista se han originado algunas teorías de su procedencia, algunas señalan que doña Viviana no encargó su burilación, sino que la adquirió en algún templo de la capital o de Antigua Guatemala. Otra apunta a que se adquirió en Europa, pues la imagen tiene rasgos italianos y doña Viviana tenía contacto con familias del viejo continente.

Tesoros de la hermandad

La hermandad cuenta con tesoros espirituales, entre ellos dos Bendiciones Apostólicas, otorgadas por papas. “Esperamos que para el centenario de la hermandad su Santidad (Francisco) nos otorgue la bendición papal e indulgencia plenaria”, indicó Díaz Girón, quien fue es presidente de la hermandad del en el período 2012-2014.

Otro tesoro de la hermandad son los pasos que suelen acompañar el cortejo del Santo Entierro cada Viernes Santo. Estos empezaron a ser adquiridos por socios que residen en Guatemala, luego otras directivas se dieron a la tarea de incrementar su número, algunos fueron traídos de Italia, otros de Francia y algunos son del taller de imaginería sacra del maestro Julio Dubois.

Mientras que durante la presidencia de José Guadalupe Díaz, en 1926, se trajeron a Quetzaltenango las imágenes de la Virgen de Dolores, San Juan y María Magdalena, entre otras, como los siete ángeles.