El Observatorio de Salud Reproductiva OSAR ha dado a conocer que más de 7 mil 900 mujeres menores de edad resultaron embarazadas y algunas han dado a luz en el primer trimestre de 2021 en toda Guatemala.

Fotos: Internet

Mirna Alvarado/LaPrensadeOccidente

De acuerdo con los reportes presentados este 17 de mayo por el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva (OSAR), se resalta una niña de 10 años embarazada, además de 113 que no habían cumplido los 13 años cuando dieron a luz.

Las estadísticas de enero hasta marzo pasado revelan que 7 mil 937 embarazos en menores de entre 10 y 17 años de edad y según los datos la mayor cantidad de niñas que tuvieron un hijo en el primer trimestre de este año fue cuando tenían 17 años es decir 3 mil 865 casos, seguido de las de 16 con 2 mil 431 y las de 15 con 1 mil 154 partos.

Foto: Internet

El informe del OSAR, detalla que entre los departamentos con mayor incidencia en embarazos está Alta Verapaz, ubicado en el norte del país, una localidad con mayoría indígena, con 2 mil 466 menores de 17 años embarazadas en estado de gravidez, le sigue Huehuetenango con 2 mil 257 casos.

Otros lugares con altos índices de embarazos infantiles son los departamentos de Guatemala, que incluye la capital, con 2 mil 10 menores que fueron madres entre los 10 y 17 años, y Quiché (noroeste) con 1 mil 794 casos.

En tanto que los departamentos que registran menos casos son los de El Progreso con 138 embarazos de menores, Sacatepéquez con 282, Zacapa con 312 y Retalhuleu con 366. Según el OSAR, en 2020 se contabilizaron 104 mil 837 embarazos de menores de edad en Guatemala, incluidas 4 mil 814 de menores de 14 años.

Foto: Internet

Las estadísticas revelaron además que el promedio de hijos por mujer en Guatemala es de 3.81 y el 81 por ciento de mujeres que se convierten en madre ya son mayores de edad.

En 2018 la Organización de Naciones Unidas, publico un informe en Guatemala, en el cual se determinó que el embarazo en la adolescencia “tiene efectos no solo en las trayectorias educativas, labores y de salud” de las niñas y adolescentes, sino también “en sus familias, comunidades y en la sociedad en conjunto.