Los rastreadores de salud volverán a las calles para detectar contagios de covid-19, la finalidad es mantener vigilancia en las comunidades de los municipios del departamento.

Mirna Alvarado/LaPrensadeOccidente
Tito Quemé vocero del Área de Salud dio a conocer que se espera la contratación de 255 investigadores comunitarios, quienes deberán comenzar labores a partir de agosto próximo.

“La mayoría de ellos son recontratados, algunos ya no quisieron continuar por diversas razones, pero los contratos habilitados son para más de 200 personas”, explicó.

Salvador Soto director del Centro de Atención Permanente CAP, señaló que por el momento no se sabe cuántas personas serán asignadas a ese distrito, pero asegura que contar con el apoyo de los rastreadores será más efectiva la detección rápida de los contagios.

Fotografía ilustrativa

“La labor de los rastreadores es ir de casa en casa, averiguar si hay personas vulnerables en el grupo familiar, su estado de salud y darle seguimiento, siempre brindan las recomendaciones respectivas y concientizar a la población”, indicó Soto.

Los detectives de covid-19 tienen como tarea principal ubicar casos de covid-19 en las comunidades, la información que recolecten servirá para identificar focos de contagios, previo a salir al campo serán capacitados para que realicen entrevistas de casa en casa.

Los rastreadores volverán a partir de agosto y culminarán sus contratos en diciembre de este año.