29 de Julio

222

Mynor Hernández Fernández

Cuando se hace gobierno y por tanto se ejerce el poder político, siempre hay que mantener presente el no tensar tanto el hilo; porque cuando la masa pierde la paciencia, se sabe dónde comienzan sus reacciones, pero es imposible saber dónde terminarán.

A primera hora del jueves 29 de Julio comenzaron las acciones del llamado Paro Nacional, variopintas, precisamente porque están lejos de lo que el pusilánime presidente del Congreso dijo, que se trata de políticos frustrados queriendo tumbar un gobierno democrático, ajá. Son más bien de todos los estratos sociales que comienzan a mostrar una fuerza de cohesión inusitada. Aquí hay choferes de Tuctuc, maestros, estudiantes, gente con alguna discapacidad física que se transporta en silla de ruedas, médicos y de más.

Me encuentro ubicado en el Parque Central, veo venir una columna de gente bajando por la 12 avenida con pancartas, la mayoría hechas a mano, muchos de ellos con banderitas y pitos que hacen sonar al unísono, que finalmente confluyen frente al edificio de la Municipalidad. No hay políticos tomando la palabra, solo gente común y corriente, como yo o como usted amable lector, que solo deseamos un país distinto, pero que no será posible mientras tengamos esta forma de hacer política.

Los hechos


El despido del fiscal Juan Francisco Sandoval de la FECI no ha sido como le dijeron a la Fiscal General que sería, un trabajador más, despedido bajo la reglamentación laboral existente. El primero en hablar alto y fuerte ha sido el gobierno de Estados Unidos que lo considera una afrenta directa y se muestra dispuesto a no permitir que este gobierno se salga del guion que ellos han dictado desde 1954 a todos los gobernantes anteriores. El cómico de tercera logró la expulsión de la CICIG porque se puso de alfombra para todo lo que el expresidente Trump le pidió hacer. Y eso le dejó la falsa ilusión a Giammattei que él también podría hacer lo mismo, pero son condiciones diferentes, comenzando por el partido que hoy gobierna en Estados Unidos.

Lo del fiscal Sandoval es solo una mancha más para el tigre. Realmente, la gente está cansada de la arrogancia del establishment político para hacer lo que les da la gana. Colocar al diputado Rodríguez, sin experiencia ni pedigrí político, al frente del Congreso era para garantizar que habría un ejecutor obediente y no beligerante, pues este político subdesarrollado no tiene nada qué perder. Allí está él haciéndose de rogar para convocar a la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia, para darle posesión a Claudia Porras en la Corte Constitucional, pero sí muy solícito para entrar al enésimo intento de destituir al Procurador de Derechos Humanos.

Y en el ejecutivo Giammattei se empecina en mantener a una ministra como la de Salud que ha demostrado hasta las tuestes su incapacidad para gestionar una cartera tan compleja. En qué parte del mundo se aceptaría algo como que ya firmamos otro contrato para las vacunas rusas y se acabó toda la polémica respecto a esta compra ineficiente, por decir lo menos.

Caminos para desactivar la bomba política, los hay. Despedir a la Fiscal General y restituir a Sandoval en su cargo. Despido de la ministra de Salud y traer alguien que entienda de gestión pública de la salud. Designar en forma transparente a la nueva Corte Suprema de Justicia. sin embargo, creo que eso es mucho pedir a gobernantes que no han aprendido que en política, lo que parece, simplemente es.