Un mensaje claro y contundente: se tienen que ir

155

Desde que la Fiscal General, Consuelo Porras, destituyó al fiscal Contra la Impunidad, Juan Francisco Sandoval, el país se polarizó, grandes mayorías de ciudadanos demostraron su desacuerdo. El sábado en Totonicapán ya estaban reunidos los alcaldes y líderes de los pueblos indígenas al llamado de los 48 Cantones y anunciaban el paro del #29J.

La comunidad internacional no se hizo esperar, congresistas de los Estados Unidos escribieron su desacuerdo. Las medidas del Departamento de Estado, para el martes 27, avisaban que la ayuda económica para el Ministerio Público quedaba congelada temporalmente; además, las relaciones comerciales se van a revisar, lo cual es un golpe bajo para el empresario tradicional y los nuevos emprendimientos. “Con ellos no se juega”, pues llegó a Guatemala la Vicepresidenta del primer país del mundo y acordaron una agenda que el gobierno se pasó por el “arco del triunfo”, así de simple.

Desde la madrugada del jueves, las rutas fueron bloqueadas. Giammattei y Consuelo Porras envían cartas al Departamento de Estado de EE.UU, amenazando con buscar otro socios para ayuda económica.  ¿China o Rusia, sus socios nuevos? Si ese es el propósito, lo que van a hacer es hundir económicamente al país porque Estados Unidos es el principal socio económico de Guatemala.

Lo que es cierto es que el mensaje es contundente: “Consuelo Porras y Alejandro Giammattei tienen que renunciar”, se avecina una crisis de Estado. El Presidente pudo haber parado sus problemas destituyendo a Porras el mismo jueves, pero no lo hizo.

Usted debe participar, ya sea apoyando al Ejecutivo o pidiendo su renuncia, lo importante es ser actor de su propia historia como ciudadano que ama este país.

En nuestra opinión, se avizora un proceso histórico, los pueblos indígenas la escribirán con su líderes 201 años después de la rebelión de Atanasio Tzul. Perú ya lo experimentó, ahora nos toca aquí.