La indumentaria de las mujeres mayas en Xela y su origen, algunos datos aquí

4300

Como el arcoíris, los colores son vivos y diferentes en cada región y tienen características únicas que crean una identidad local, así es la indumentaria de las mujeres mayas que guardan entre sus hilos la historia de los pueblos originarios. 

José Racancoj/ Fotos David Pinto/La Prensa de Occidente

La cultura maya cuenta con una gran riqueza en indumentaria que convierte a esta región de Mesoamérica en uno de los lugares del mundo con mayor patrimonio textil.

Guardados en los roperos de sus hogares, los cortes se doblan en sentido contrario -la cintura y la orilla- como que estuviésemos exprimiendo la tela, se amarran con la misma cinta de la cintura y se guardan para que en la próxima oportunidad que los vayan a usar, estén vaporosos al desatarlos, que no pierdan su estilo. Lo huipiles se doblan como una pieza normal y las fajas -el cincho- se enrollan al guardarlas.

¿Fueron impuestos por los españoles?

Existe una hipótesis que ha sido puesta en debate con relación a la originalidad de los trajes; algunos académicos consideran que fueron impuestos por los españoles y que sirvieron para identificar a los mayas por pueblos. Sin embargo, otros expertos aseguran que no es así, que la indumentaria ya existía previo a la invasión española, por lo tanto, los textiles son un elemento cultural propio del pueblo maya.

En el libro La Patria del Criollo, cuyo autor es el quetzalteco Severo Martínez Peláez, se asegura que la indumentaria “no fue ni pudo ser prehispánica”. “No sólo porque los documentos coloniales así lo prueban, sino porque muchas de sus prendas son de origen europeo y porque también lo son muchos de sus recursos ornamentales y de sus motivos ornamentales, y porque algunos de sus materiales fueron elaborados o importados después de la conquista”.

Sin embargo, refirió que tampoco se puede afirmar que sea hispánica, “en primer lugar porque muchas de sus telas fueron confeccionadas, y parcialmente lo son todavía, con instrumentos y técnicas autóctonos” y, en segundo lugar, porque “en el vestuario del “indio” aparecen prendas que pertenecían al vestuario prehispánico”.

El autor explica que la historia “de los trajes indígenas no está hecha”, es decir, que no ha sido resuelta. Pero asegura que, según la documentación consultada, sí puede sacar algunas conclusiones, siendo una de ellas que “en las postrimerías de la colonia, todavía no habían adoptado los indios la gran variedad de trajes que hoy presentan”.Y aunque explica que no hay base para pensar que usaban trajes distintos según los pueblos, el autor señala que durante un tiempo supuso “que los trajes habían respondido a la necesidad colonial de distinguir a los indios e impedir su traslado de un pueblo a otro. La hipótesis debe seguirse usando hasta aclarar el problema, porque es posible que desde los inicios de la colonia hubiera algún distintivo en la indumentaria de cada pueblo”.

Este tipo de afirmaciones de hecho se cuela en el sistema educativo, pero otros expertos y estudios señalan que son falsas, pues aseguran que los trajes mayas son milenarios y existen previo a la llegada de los españoles.

Código Maya en Dresde, prueba de la originalidad

La indumentaria maya es milenaria y existen varios elementos de la época maya antigua que evidencian su origen y su herencia hasta nuestros días, afirman en la investigación “Indumentaria Maya Milenaria”, realizada por Lina Barrios, Miriam Nimatuj, Raquel García y YamaniK Pablo, también fundadoras y expertas en textiles mayas del Museo Ixkik’ del Traje Maya de Quetzaltenango.

De hecho, el estudio, publicado con apoyo del Ministerio de Cultura, busca aclarar que los textiles mayas ya existían previo a la invasión española. “Los trajes mayas no se respetan porque existe la duda de su originalidad ya que el sistema educativo ha enseñado que los trajes mayas fueron impuestos por los españoles”, indicaron las investigadoras.

En pinturas de vasijas, murales y códices mayas, así como en esculturas de figurillas, dinteles y estelas se pueden observar diferentes tipos de indumentaria, piezas textiles y accesorios, señalan las autoras.

La publicación analiza el Códice Maya que se encuentra en Dresde (ciudad de Sajonia, Alemania), desde el punto de vista del arte textil y la indumentaria.  En dicho Códice (que se cree fue escrito en Yucatán, México, en el año de 1,250 o antes) aparecen figuras humanas de mujeres, hombres y niños, cada uno con su propia indumentaria; 389 figuras humanas, de las cuales 387 tienen vestimenta muy variada. “La misma, ha persistido en el tiempo, usándose actualmente en miles de comunidades de todo el territorio maya, además poseen nombre en los idiomas mayas”, se asegura en el texto.

“Los españoles -señala el estudio- no impusieron el uso de la indumentaria a los pueblos mayas, y por tanto carece de sentido y significado la aseveración que muchas personas realizan sobre que la indumentaria Maya sirviera para identificar a los mayas por pueblo, ya que las prendas que aparecen en el Códice Maya en Dresde, existen en la actualidad”, apunta.

Hilos, tinte e instrumentos

La cultura Maya, que ocupó el territorio de Mesoamericana, mediante la investigación de su entorno desarrolló basto conocimiento para procesar diferentes plantas, para producir fibras de algodón, seda de ceiba o maguey.

A eso se suma que los tintes para darle color a los hilos fueron muy importantes para ellos, utilizando elementos como palo de campeche, añil, barba de león, flor de muerto, cochinilla, musgo y jacaranda, entre otros, para obtener colores como rojo, azul, morado, amarillo, lila y café, entre otros.

También desarrollaron su propia tecnología textil para elaborar las prendas, como el aporreador, devanador, urdidor o telar maya o de palitos, indica el estudio.

El antropólogo social y docente universitario Óscar Ubaldo Boj aseguró que la versión de que los invasores españoles son los que le proponen el vestido a los pueblos originarios “cae por su propio peso”.

“Este es un tema fácil de abordar. Cuando me cuestionan sobre esto (el origen del traje maya), devuelvo la pregunta diciendo ‘veamos el telar maya o de palito, y si esta técnica la han visto en España’ y la reacción es no, es la primera respuesta de que los pueblos originarios de Mesoamérica van creando su propia tecnología, la necesidad de cubrir el cuerpo los hace ir ideando una forma de tejer”, explicó.

“Ellos empiezan a vestirse con algodón, utilizando sus propios telares y vemos que van cubriendo y ornamentando su cuerpo con objetos propios de su entorno, como plumas, conchas, piedras preciosas y algunas partes de árboles”, continuó y agregó que otra prueba es que cuando llegan los españoles, a finales del siglo XV, ya han pasado los periodos clásico y postclásico de la cultura maya, ya han dinteles, estelas y frescos, donde se observan figuras vestidas, donde prevalecen las telas de algodón, los penachos con plumas y pieles de animales.  “Es otra forma de demostrar con evidencia de que ellos (los españoles) no vinieron a imponer ciertos vestuarios”. 

A esto se suman libros, códices (como el de Dresde) y lienzos, donde se ven cómo están vestidos las personas originarias de estas tierras.

Una cultura que transforma

En Guatemala existe una gran diversidad de textiles mayas. Dicha variedad, parte de dos situaciones; la primera, por cierta imposición, principalmente de las órdenes religiosas que llegaron al territorio y que obligaban a realizar cambios en los trajes y segundo, porque la cultura Maya es una cultura viva que cambia. “Como seres humanos evolucionamos, ahora es notable que hay variedad de nuevos diseños, es la misma necesidad del sistema capitalista en el que vivimos”, indicó Boj.

“Esto causa que un tejedor vaya inventando nuevos diseños, por otra parte, en el transcurso de la historia nos encontramos con nuevos productos en el mercado. Todo ese proceso evolutivo se debe primero a esa dinámica constante que tiene el ser humano de conocer y distinguirse”, explicó. En los textiles mayas se pueden observar diversos elementos del ecosistema, la fauna y flora que abundan en la región, con diseños llenos de simbolismos que reflejan la cosmovisión de un pueblo milenario.

Indumentaria en el Códice Maya en Dresde

Según el estudio realizado al Códice Maya en Dresde, se identifican varios elementos de la indumentaria maya. En el caso de la femenina se encuentra el huipil, corte, faja, delantal, chachal/cinta de collar, sobre corte, maxtate, capa, perraje, cargador, entre otros.

Entre la masculina está: capa, chaqueta, maxtate, pantalón corto, rodillera, corte formado de tiras de telas, banda, servilletas para amarrar la cabeza, entre otros.  Actualmente las mujeres son las que principalmente siguen utilizando estos trajes mayas, aunque algunos hombres aún los utilizan para ceremonias especiales.

La palabra huipil proviene del náhuatl huipilli, que significa blusa o vestido adornado.
Los motivos bordados de los huipiles pueden ser geométricos, con figuras humanas, de animales o plantas, que tienen un simbolismo distinto en cada pueblo que lo usa.

El tejido, el regalo de la diosa Ixchel

El tejido es considerado verdadero arte maya. Su origen es considerado un regalo de la diosa de la luna y del amor, Ixchel, porque las mujeres según sus creencias, habían recibido el don de tejer por ella y por ese motivo, bordaban símbolos sagrados en las prendas como muestra de agradecimiento.