Resulta que el hospital privado El Rosario venía operando desde mayo de este año, pero no fue sino hasta este miércoles que presentaron los documentos para ser autorizados por el Ministerio de Salud.

Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Tras varios meses de investigación de parte del diputado Cristian Álvarez, sobre cobros excesivos en ese nosocomio privado, una delegación del ministerio de Salud procedió a cerrar el hospital El Rosario hace más de una semana, por atender a pacientes contagiados de covid sin licencia sanitaria y otros permisos de la cartera de Salud.

Sin embargo, el asunto es más profundo de lo que se esperaba, pues este viernes el diputado Álvarez reveló la existencia de una estructura que desde el Área de Salud “beneficia y hace negocios a costillas del poder que tienen,  porque resulta que el director médico de este hospital es subdirector del hospital temporal  Covid-19 y yerno del director del Área de Salud”, expuso Álvarez.

Luego de visitar el hospital El Rosario, ubicado en la 7a. calle entre 14 y 13 avenida de la zona 3,de la ciudad de Quetzaltenango y de entablar una conversación con la encargada, el funcionario se dirigió a la sede de la Dirección del Área de Salud donde encaró al director Juan Nájera.

“No es competencia nuestra ir a verificar que los hospitales tengan permisos o no, nuestra competencia solo se circunscribe a revisar cantinas, restaurantes, discotecas o cafeterías, si ellos no tienen los permisos respectivos, es facultad nuestra cerrar, pero en este caso no, es competencia de otra dependencia del ministerio de Salud”, explicó Nájera.

“Lo que a mí me llama la atención es que ese hospital estuvo operando cinco meses sin la licencia correspondiente y tú estabas feliz con eso, porque ahí trabaja un familiar tuyo”, le señaló el diputado Álvarez al doctor Nájera. Quien admitió que el esposo de su hija, el médico Alex Loarca, era el director médico de dicho hospital.

Y es que de acuerdo con el funcionario las investigaciones iniciaron luego de recibir una denuncia  donde se establecían cobros exagerados, «cuando las personas no podía pagar su estancia, los referían al hospital temporal Covid-19 Quetzaltenango, con un costo de Q35 mil, además utilizaban medicamentos del ministerio de Salud», puntualizó el parlamentario.

“Lo que a mí me llama la atención es que ese hospital estuvo operando cinco meses sin la licencia correspondiente y tú estabas feliz con eso, porque ahí trabaja un familiar tuyo”

Christian Álvarez