El 7 de octubre se celebra como día de la Virgen del Rosario en el calendario cristiano católico, debido a la derrota del Imperio Otomano frente a la denominada Liga Santa o Liga Católica, liderada por los Estados Pontificios, el Reino de España, los reinos de Venecia, Génova y Malta y el ducado de Saboya.

Mauricio José Chalún/ Historiador y Académico

El hecho ocurrió en el Mediterráneo Oriental, específicamente en el Mar Jónico, en la ciudad de Lepanto, el 7 de octubre de 1571, en la denominada Batalla de Lepanto, que fue decisiva, y en la que, como dato interesante, participó Miguel de Cervantes Saavedra.

Por eso es que la iconografía de la Virgen del Rosario tiene una media luna a sus pies, como símbolo de la derrota de un ejército islámico por parte de una coalición cristiana católica.

Esto forma parte de un proceso de disputas geopolíticas propias del contexto del siglo XVI.

En Guatemala, principalmente en la ciudad capital y la ciudad de Quetzaltenango, se traduce en celebraciones de fiesta de religiosidad popular, debido a la construcción del devocionario que hizo la poderosa orden de Santo Domingo durante la dominación colonial hispana.

Sea usted creyente o no, es innegable el disfrute esperado en cada octubre de la fiesta gastronómica y de colores. Es una actividad de cohesión social.