Quetzaltenango fue una de las paradas de la gira que realiza el empresario tecnológico y migrante maya, Marcos Antil, autor del libro Migrante, que fue el más leído por los guatemaltecos el año pasado.

El empresario, migrante maya y autor del libro “Migrante”, Marcos Antil, visitó Xela como parte de su gira.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
“Hay que soñar en grande, se vale soñar en grande”, repetía Marcos Antil, emprendedor tecnológico, migrante maya q’anjob’al y autor del libro “Migrante”, ante ciudadanos quetzaltecos, provenientes de diversos sectores, que se reunieron con él en un salón de convenciones de la zona 7 altense.

Este encuentro fue parte de la gira “En búsqueda del Sueño Guatemalteco” que Antil realizó por Chimaltenango, San Marcos, Quiché y Quetzaltenango, en una primera fase, ya que tiene contemplado visitar otros departamentos en una segunda parte.

“Estoy feliz de compartir con tantos hermanos guatemaltecos indígenas y no indígenas, en esta gira que tiene como propósito inspirar, recuperar el sueño que nuestros padres han tenido, de recuperar la inspiración que tanto necesitamos”, comentó Antil, quien es fundador de la empresa tecnológica XumaK, que trabaja con compañías de las más grandes del mundo en su transformación digital.

El empresario firmó libros en Xela, luego del encuentro con ciudadanos quetzaltecos.

Un libro que inspira
Antil, originario de Santa Eulalia, Huehuetenango, es autor del libro “Migrante”, el más leído por los guatemaltecos en 2020, y en él cuenta su historia y la de su familia, de cómo tuvieron que migrar a Estados Unidos, y cómo él viajó indocumentado con tan solo 14 años, sin compañía de algún familiar, huyendo de la guerra interna.

Su historia y la de su familia, son la línea del libro para mostrar la historia del guatemalteco que sale a trabajar todos los días para llevar el pan de cada día para su mesa, del campesino que labra la tierra, del emprendedor que se anima y arriesga su inversión creando un emprendimiento y oportunidades, refiere Antil.
El texto, añade, “da una visión al futuro y una ilusión, que es inspirar a más de algún lector de que esta vida todo es posible”.

Quetzaltecos aprovecharon para fotografiarse con el autor del libro “Migrante”.

Inspirar y ser inspirado
En estas giras, explicó el empresario, “muchos me dicen que reciben inspiración de mi, pero realmente es lo contrario, porque me inspiran, me encanta platicar con jóvenes, con personas con tantas ganas porque transmiten una energía que nos ayuda para poder seguir soñando”.

Antil señaló que las personas con las que ha podido reunirse le hablan del sueño guatemalteco, que es uno donde no hay desnutrición, hay educación de calidad, donde todos los niños tienen las mismas oportunidades, donde no hay corrupción y donde todos están unidos.

“Debemos alinearnos detrás del sueño guatemalteco, porque es algo que podemos hacer y es necesario para poder realizar nuestros sueños desde nuestras aldeas, pueblos y departamentos. Se siente que puede ser difícil, pero si no soñamos y no nos alineamos detrás de esa meta nunca vamos a llegar”, refirió.

Marcos Antil en el Parque Central de Xela. Foto: Twitter Marcos Antil

XumaK, un sueño hecho realidad
Antil fundó en 2004 XumaK, una empresa de desarrollos tecnológicos, la cual actualmente tiene clientes en más de 25 países, entre las que figuran empresas de las 500 más grandes del mundo.

XumaK significa flor en q’anjob’al, “nosotros le decimos florecencia, y es el proceso de plantar una semilla y verla crecer, cuidarla hasta verla florecer, y es el mismo proceso de cuando se une un nuevo miembro o nos juntamos con nuevas amistades, plantamos semillas de confianza, las cuidamos, hasta que florezcan en grandes amistades y negocios”, refiere.

Antil, desde el cerro El Baúl, con la ciudad de Quetzaltenango al fondo. Foto Twitter Marcos Antil

El empresario explica que XumaK, que opera desde Estados Unidos, Colombia y Guatemala, ayuda a empresas en su transformación digital y a optimizar sus ventas online.
“En Guatemala hay un talento muy grande, aún falta sacar más de la universidad, pero los que ya hay son talentos que están compitiendo a nivel mundial”, explica Antil, quien siempre soñó con regresar a Guatemala y poder ayudar, “para que jóvenes talentosos no tengan que pasar por la penuria que mi familia y yo pasamos para cumplir sus sueños, y XumaK, es mi granito de maíz, para ayudar a ese sueño, todo se basa en sueños y XumaK es un sueño hecho realidad”.