El presidente, quien atribuyó la violencia en Xela a una guerra de narcomenudeo, descartó la destitución del gobernador departamental por los múltiples crímenes.

Giammattei durante la reunión con alcaldes de Quetzaltenango y el gobernador departamental, Erick Tzun.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
Al menos 22 ataques armados, que han dejado 28 muertos, se han registrado este año en la ciudad de Quetzaltenango. El último caso fue el que más impacto causó, ya que fueron asesinados a balazos cuatro hombres en un taller mecánico de la zona 2.

El presidente Alejandro Giammattei, quien visitó hoy Xela para reunirse con alcaldes y ser parte del proceso de vacunación, aseguró que la ola de violencia se debe a conflictos de narcomenudeo, y habló específicamente del caso de los cuatro fallecidos en el taller.

“Hay una guerra entre los narcomenudeos (sic) que llevó a la muerte de los cuatro en el taller, donde se encontraron 20 kilos de cocaína”, afirmó.

El gobernante señaló que en los últimos meses al menos 18 muertes han estado relacionadas con “conflictos del narcomenudeo”.

Descarta remover al gobernador
Al ser cuestionado sobre si la situación de violencia que atraviesa Xela podría causar la destitución del gobernador departamental Erick Tzun, el mandatario descartó esta posibilidad y señaló que “el tema no pasa por cambiar al gobernador”, sino por la información que se está recabando sobre las bandas de narcomenudeo, “a las cuales hemos golpeado, pero ahora vamos a golpear más con la información que tenemos”.