Estudio evidencia el acoso y violencia que sufren las niñas en los municipios quetzaltecos, así como el desconocimiento que prevalece sobre los derechos sexuales y reproductivos.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
Niñas y adolescentes, representantes de ocho municipios de Quetzaltenango, se pronunciaron en contra de la violencia y el acoso, además, manifestaron su preocupación por el alto índice de casos de menores de edad embarazadas, tanto este año como el pasado, a nivel nacional y departamental.

Esta situación va ligada al desconocimiento que existe entre las niñas y adolescentes sobre sus derechos sexuales y reproductivos, lo que quedó evidenciado en una investigación que realizaron 39 niñas, con el apoyo de organizaciones, en los municipios de Almolonga, San Juan Ostuncalco, La Esperanza, Cantel, Salcajá, Concepción Chiquirichapa, San Mateo y Xela.

Según el estudio, por medio del cual fueron consultadas 146 niñas y adolescentes de entre 5 y 18 años, se determinó que el 58.9 por ciento de ellas dijo estar o estuvo embarazada, además, el 46.6 por ciento dijo sufrir acoso en su comunidad y el 45.2 por ciento señaló ser víctima de violencia.

A eso se suma que el 50 por ciento dijo saber poco sobre sus derechos sexuales y reproductivos, el 35.6 por ciento señaló tener un conocimiento regular, el 8.9 por ciento dijo saber nada, y tan solo el 5.5 por ciento expresó saber mucho.

Algunas de las niñas dijeron que sí han recibido este tipo de información por parte de los padres de familia, otras en los centros educativos, pero un gran porcentaje refirió que obtienen la información de los medios de comunicación.

Pamela Cox, de la organización Pami, expresó que este estudio, además de reflejar la situación que viven las niñas, permite empoderarlas para que conozcan más sobre sus derechos sexuales y reproductivos.

“Las niñas reconocen el tema de embarazos en adolescentes como una de las problemáticas en sus comunidades y que surgen a partir del desconocimiento del acoso y abuso sexual”, expresó Cox.

Las niñas hicieron un llamado a las municipalidades para que asignen fondos a las oficinas municipales de la Niñez y Adolescencia para promover campañas informativas y de concientización en diversos lugares de los municipios para prevenir la violencia y el acoso, y promover los derechos sexuales y reproductivos.

Además, solicitaron a las oficinas de Niñez y Adolescencia crear planes y estrategias para abordar estos temas con la población en general, como impulsar una escuela de padres en cada comunidad.