Inicio de año con tragedias en el transporte público y sin respuesta de autoridades ni empresarios

442

Enero de 2022 se ha visto marcado por los constantes accidentes de tránsito que dejaron víctimas mortales, hasta ahora no hay medidas concretas para dar un servicio digno a los usuarios.

Redacción/La Prensa de Occidente – Fotos de redes.

Andrea Velásquez es una joven de 28 años que constantemente viaja por trabajo desde Xela hacia Chimaltenango y la capital. Los gastos le impiden usar un transporte personal y debe usar las camionetas que salen de la Terminal en la zona 3, pero cada vez que utiliza este transporte lo cataloga como un viaje suicida. “Los pilotos son irresponsables, llevan la música a alto volumen, la velocidad que llevan para transportar a los pasajeros es peligrosa. He visto cómo las señoras, al subir al bus por poco se caen, pues no esperan a que uno se siente o se ubique en un lugar”, manifestó Velásquez.

Según los datos de la defensoría del usuario de transporte colectivo de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), durante 2021 se reportaron 211 accidentes de tránsito que involucraron al transporte extraurbano. Estos dejaron 52 personas fallecidas y 258 heridas, además 19 pilotos se dieron a la fuga y nadie dio seguimiento a la responsabilidad de los accidentes que causaron.

Edgar Guerra, de la defensoría de PDH, mencionó que constantemente han hecho recomendaciones a las autoridades para que tomen medidas ante estos sucesos, porque las pérdidas humanas persisten y no hay responsables ni precedentes para detenerlos.

Además, indicó que las entidades como la Dirección General de Tránsito, el Departamento de Tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC) y las policías municipales en todo el país, no cuentan con la cantidad de personal necesario para atender las necesidades que se tienen para estas emergencias.

Resalta que los gremios de transportistas y las empresas no se han hecho responsables de los accidentes de tránsito y por lo tanto, las tragedias continúan.

La Esmeralda de la muerte

El pasado 12 de enero un accidente de tránsito en el Periférico, zona 7 de Xela, dejó a una familia enlutada. Daniel Vinicio Puac Xec, de 27 años, y sus dos hijas, Ashly, de 7, y Marta, de 5, murieron al quedar atrapados en el picop con el que chocó el bus de transportes Esmeralda.

Según el relato de testigos y afectados, la familia viajaba correctamente en su carril con ruta hacia la rotonda de Tecún Umán cuando de repente vieron que se acercaba la camioneta a alta velocidad y chocó contra ellos.

La esposa de la víctima mortal contó que luego del impacto, su esposo e hijas aún estaban vivos, quedaron debajo de la camioneta Esmeralda, pero el piloto del bus retrocedió y en ese momento ya no escuchó las voces de angustia de sus hijas y esposo, en un instante dejaron de hablarle.

Este suceso impactó a la población. El conductor intentó huir de la escena, pero varios vecinos lo persiguieron y lo entregaron a la PNC. Fue identificado como José Orlando Valdez Pacheco.

Tragedia tras tragedia

Esa misma semana, se reportaron otros accidentes de tránsito con transportes colectivos como protagonistas: el 15 de enero en Nentón, Huehuetenango, un picop que transportaba pasajeros volcó y dejó 17 personas fallecidas. El 16 de este mismo mes, en la carretera Interamericana, a la altura de Sumpango, Sacatepéquez, el bus de transportes Ana Lilian cayó en un barranco por supuestamente ir a alta velocidad y también dejó un saldo mortal de cinco personas.

La ruta Interamericana es una de las más peligrosas, la velocidad debería ser regulada a través de leyes y las autoridades deberían hacer que se cumpla, porque actualmente los pilotos no tienen autoridad y esto causa los constantes accidentes de tránsito, refirió el experto en vialidad Ernesto López.

López agregó que en otros países tienen reductores de velocidad desde la infraestructura del transporte, pero en Guatemala es común que los buses sean adquiridos en mal estado y por lo tanto no pueden invertir en este tipo de mecanismos.

Sin respuestas de autoridades

Luego de la semana con constantes accidentes colectivos, algunas autoridades citaron a los responsables de las empresas para conocer las causas que llevan a estos accidentes.  La municipalidad de Xela tuvo una reunión con la Dirección General de Transporte (DGT) y representantes de la empresa Esmeralda, quienes se excusaron por supuestamente no tener la notificación a tiempo.

La DGT pidió que con apoyo de la comuna se realizaran más operativos en carreteras para control de los buses extraurbanos que ingresan a la ciudad. Giovani Vásquez, delegado de DGT en Quetzaltenango, indicó que hasta ahora mantienen en investigación sobre el hecho de la ruta Esmeralda, pero aún no se toman medidas para sancionar.

Explicó que con los operativos pretenden verificar que los pilotos cuenten con los documentos en ley y también evitar que se conduzcan a alta velocidad. “Debemos entender que lamentablemente los pilotos a veces toman otras decisiones en carretera y los dueños ignoran estas acciones, con los operativos queremos comprobar que tengan licencia y estén registrados como pilotos en la DGT”, mencionó.

La DGT explicó que las empresas reincidentes son las que pueden llegar a tener una sanción económica o de suspensión de las rutas, pero antes deben hacer una investigación y hacer seguimiento del caso para determinarlo.

El presidente de la comisión de Transportes de la municipalidad altense, Rodrigo Villatoro, menciona que atendieron la solicitud de la DGT y estarán apoyando los operativos que se realizarán con buses extraurbanos en las rutas de ingreso a Xela.

Por su parte, López indicó que los operativos no son suficientes para reducir estos hechos, se deben tomar medidas drásticas y comprometer a los empresarios para mejorar la calidad del servicio que brindan y que las medidas de sanción sí se cumplan.

Piloto queda en prisión

Después del accidente en El Periférico y la detención del piloto que conducía el bus de transportes Esmeralda, se realizó la audiencia de primera declaración en el Juzgado de Primera Instancia Penal de Quetzaltenango.

El Ministerio Público (MP) sindicó a José Orlando Valdez Pacheco de los delitos de responsabilidad de conductores y homicidio culposo por la muerte de tres personas y las heridas que causó a otras cinco personas.

Los indicios preliminares indicaron que Valdez tiene 20 años y no está en el registro de pilotos de la DGT. El MP afirmó que el piloto se conducía en estado de ebriedad, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses señaló en un informe que tenía etanol en la sangre. El conductor dijo en su declaración que había tomado dos cervezas, pero el ente investigador indicó que por la cantidad de alcohol en su sangre, es evidente que ingirió más cantidad de licor.

El juez también decidió enviar a prisión preventiva al joven que conducía el bus, pues deben garantizar que continúe con el proceso en su contra, además los abogados de las víctimas analizan todavía incluir en sus denuncias a la empresa Esmeralda.

Las investigaciones también indican que el padre de Valdez era el piloto encargado del bus. El representante de los transportes Esmeralda ha referido que se harán cargo del pago de los daños y reparación por el suceso a las familias.

Mientras tanto, así como Andrea, cientos de personas a diario ven en riesgo sus vidas al utilizar el transporte colectivo tanto local como extraurbano y hasta ahora no hay respuesta de las autoridades para garantizar un servicio de transporte digno.

En 16 días resultaron heridas 341 personas por accidentes de tránsito.

El 2 de enero un joven de 17 años falleció y dos personas resultaron heridas en un accidente en el kilómetro 77 de la carretera Interamericana, viajaban en una caravana de motocilcistas a la altura de El Camán, Patzicía, Chimaltenango.

Este misma fecha, un bus extraurbano chocó contra un vehículo sobre el kilómetro 64 de la ruta que lleva hacia Siquinalá, Escuintla, el saldo fue de tres personas fallecidas y nueve heridas.

El 15 de enero, un menor de edad conducía un picop sobrecargado, llevaba pasajeros en la palangana y salieron expulsados al impactar, murieron ocho personas y 17 resultaron heridas, en la aldea Guaxacaná, Nentón, Huehuetenango.