¿Qué es el POT, para qué sirve y por qué es necesario?

311

Se trata de un instrumento de gestión de espacios, con el que se pretende facilitar a las municipalidades los mecanismos técnicos y legales para regular los usos del territorio, para promover su desarrollo.

 Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) no es un tema nuevo; de hecho, varios gobiernos a nivel nacional y de otros países como Colombia han implementado planes de acción y gestión regionales y departamentales para el desarrollo de las comunidades.

Pero en Quetzaltenango comenzó a tener protagonismo en 2012, durante la gestión de Jorge Barrientos Pellecer, según se detalla en el portal de información pública de la Municipalidad de Quetzaltenango (munixela.gob.gt), en ese entonces se conformaron seis mesas de trabajos, en las que participaron integrantes del Consejo Municipal de Desarrollo (Comude), alcaldes comunitarios, instituciones gubernamentales, oenegés, universidades, colegios profesionales, y Segeplan como institución rectora.

Cuando el Banco Interamericano de Desarrollo implementó el programa de Ciudades Emergentes (2015) se unió al cronograma de trabajo apoyando en el diagnóstico y propuestas de proyectos a nivel urbano, esto, tras la designación de Quetzaltenango como una de las ciudades emergentes a nivel centroamericano.

Vigente desde 2017

El documento del Plan de Ordenamiento Territorial, contempla seis ejes: bien común, sostenibilidad, resiliencia territorial, movilidad, clasificación del uso del suelo, competitividad y entró en vigencia por primera vez el 4 de agosto de 2017, pero tiempo después quedó sin efecto debido a las reformas que necesitaba, hasta hoy consta de 161 artículos y más de 100 páginas.

César Mungía, ingeniero especialista en el tema, explicó en el programa Diálogos Desde Casa de LA PRENSA DE OCCIDENTE que el POT es un instrumento de planificación que incluye lineamientos normativos para los usos del territorio con base en estudios técnicos, en los que se identifican áreas geográficas, de esa cuenta asignarles normas para la definición de usos permitidos, usos restringidos o usos prohibidos.

De modo que más allá de ser un manual, orienta la regulación de los usos del territorio, según sus características, “es una herramienta que permite gestionar los equipamientos, escuelas, colegios, además de la vivienda y que estas a su vez cuenten con los servicios básicos (agua, saneamiento)”, manifestó Mungía.

Añadió que la formulación de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) deben ser considerados no solamente en las cabeceras o los poblados urbanos sino también en el ámbito rural a nivel de todos los municipios, tomando en cuenta las características tradicionales de cada región.

Ordenar una ciudad

“Tal como lo dice su nombre, se trata de ordenar para generar desarrollo comunitario. Quetzaltenango es una ciudad que presta servicios, (colegios, hospitales, etcétera) va en crecimiento y por eso deben crear las mejores condiciones para tener los mejores servicios. Cuando una municipalidad elabora su POT, determina sus lineamientos de crecimiento urbano y define cómo abordar la ordenación de la ciudad para mejorar sus funciones en el nivel regional”, agregó.

De acuerdo con los datos de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia SEGEPLAN, en el país solo cuatro de los 340 municipios cuentan con un POT, dos han sido aprobados y derogados (Villa Nueva y La Esperanza Quetzaltenango). Marco Chávez, arquitecto y urbanista, señaló que esta herramienta no depende de una instancia sino que los procesos tienen tres componentes:  técnico,  de participación ciudadana y político y por ello a veces resulta compleja su construcción.

La importancia de que cada región cuente con un Plan de Ordenamiento Territorial es que mejora la calidad de vida de los habitantes, pues permite gestionar o proyectar otros usos de suelo. Sin embargo, debe considerar además otras vocaciones como la industrial, el tema del transporte público que debe ser articulado ante el crecimiento de poblacional que está vinculado al crecimiento vehicular, puntualizó Munguía.

“Es una herramienta que permite gestionar los equipamientos, escuelas, colegios, además de la vivienda y que estas a su vez cuenten con los servicios básicos (agua, saneamiento)”.

César Munguía

Ingeniero y jefe de catastro de la Municipalidad de Santa Catarina Pinula

 

 

El POT es un instrumento de planificación que incluye lineamientos normativos para los usos del territorio con base en estudios técnicos, en donde se identifican áreas geográficas y se les asignan normas para la definición de usos permitidos, usos condicionados o usos prohibidos. Más allá de ser un manual, orienta la regulación de los usos del territorio, según sus características.

Fuente: Segeplan.