Analizan los aportes de los refugiados en Quetzaltenango y la región

157

Refugiados generan aportes económicos, culturales y de otro tipo en Quetzaltenango y la región, señalan grupos empresariales y académicos.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
En el marco del Día Mundial del Refugiado, conmemorado el 20 de junio, se realizó en Xela el Conversatorio: La integración de los refugiados y migrantes a la economía
local: panorama, retos y oportunidades.

Este espacio de diálogo y reflexión sobre el aporte de las personas refugiadas y migrantes a las economías locales fue impulsado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para
los Refugiados en Tecún Umán, la organización Red Nacional de Grupos Gestores y la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Rafael Landívar Campus de Quetzaltenango.

Los organizadores señalaron que, si bien la integración de refugiados y migrantes representa considerables demandas a las
poblaciones locales, su integración económica también representa oportunidades relacionadas al aprovechamiento de talento, habilidades adquiridas y desarrollo económico
con la creación de emprendimientos e iniciativas innovadoras.

Alejandro Arango, de Grupos Gestores, consideró que los refugiados dejan aportes importantes en ciudades donde residen, tanto en el ámbito cultural, científico y económico.

“Es importante ver la parte positiva que genera la migración a nuestros territorios y aprovechar de mejor forma su potencial. Quetzaltenango ha recibido población de El Salvador, Honduras, Nicaragua y de otros departamentos de Guatemala, lo que ha hecho que la ciudad crezca y tenga dinamismo económico”, comentó.

Juan Ossa, de Acnur, señaló que una oportunidad que brinda el Día del Refugiado, es reconocer el impacto de estas personas con necesidad de protección internacional en las sociedades que los acogen.

Rigoberto Quemé, expositor, señaló que la mayoría de los guatemaltecos que han migrado a Estados Unidos debería ser considerado como refugiado, porque han debido abandonar el país huyendo de la violencia y, en su momento, de la guerra.

Sobre las remesas, Quemé explicó que el mayor porcentaje de ellas se quedan en empresas transnacionales y regresan a países industrializados y poco queda en Guatemala, lo cual no se invierte en la mejora de condiciones de vida de la población, lo que empeora la pobreza y por consiguiente la migración.