National Geographic dio a conocer recientemente en Panajachel la nueva edición de su serie Planet Love, donde presenta historias que inspiran a tener una  relación con la naturaleza y con protagonistas de Latinoamérica que demuestran que existen formas de reconectar y fortalecer el vínculo con la Madre Tierra.

Roberto Xoquic/La Prensa de Occidente 

En el capítulo “Amor Sagrado”,  Guatemala es el protagonista con la Cooperativa de Mujeres Atitlán Recicla, la primera organización de mujeres recicladoras del país y representa un ejemplo no solo de como la economía circular beneficia a la sociedad y al medio ambiente sino también de como este proyecto liderado por un grupo de mujeres tiene la capacidad de transformar a sus comunidades e inspirar un movimiento global para el cuidado del planeta.

Atitlán Recicla

El proyecto Atitlán Recicla nace en 2017, de una iniciativa de las lideresas de la cuenca del lago de Atitlán, CBC y la Fundación Amigos del Lago que comparten la visión de una gestión ambiental responsable. En ese momento se inicia la construcción de un ecosistema de apoyo y cooperación que se va fortaleciendo junto a las comunidades y autoridades locales.

El inmenso compromiso de este grupo de mujeres mayas por la preservación y respeto hacia la madre naturaleza, ha logrado cubrir el 70 por ciento de la población del lago de Atitlán, incluyendo a 61 mujeres líderes que forman parte de la cooperativa y la participación de más de 1,600 mujeres de los diferentes municipios.

“Amor Sagrado”

La labor que realiza un grupo de mujeres lideres las lleva a ser protagonistas de la segunda temporada de Planet Love al dedicarles el capítulo “Amor Sagrado”.

Al referirse a la labor de la cooperativa, su presidenta Cindy Karina Dionisio Tuj manifiesta: “Desde Atitlán Recicla buscamos generar mayor visibilidad a la labor de las mujeres, empoderarlas y crear ingresos para ellas y sus familias; también buscamos concientizar a la población en temas ambientales para mejores condiciones de vida sostenibles para todas las comunidades del lago. Sé que anhelamos muchas cosas, pero también sé que las vamos a alcanzar”.

Darlyn Salguero, gerente de la Cooperativa indica: “Nuestro proyecto cumple una función social y ambiental importante, estamos tratando de inculcar a la población una cultura de gestión responsable de los residuos sólidos, especialmente los reciclables. La cooperativa permite la participación de las mujeres como socias, se fortalecen sus capacidades de gestión y su liderazgo en la comunidad”.

La Fundación Amigos del Lago ha sido desde el inicio del proyecto uno de sus principales aliados. Anna D´Apolito, directora Ejecutiva de la Fundación indica: “Este proyecto tiene como objetivo no sólo salvaguardar la conservación del lago sino también generar ingresos económicos para las mujeres y sus familias, contribuimos a fortalecer sus capacidades de gestión y  también contribuimos al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de la cuenca del lago”.

Al referirse al importante rol de CBC en el desarrollo del proyecto, Rosa María de Frade, directora de Asuntos Corporativos indicó: “En CBC buscamos ser parte de las soluciones a los desafíos ambientales y sociales,  por esta razón desde que las mujeres líderes de la cuenca del lago de Atitlán nos plantearon el sueño de impulsar un proyecto para mejorar el medio ambiente a través del reciclaje, tomamos la decisión de apoyar la creación de un ecosistema que les permitiera fortalecer su modelo de gestión y hacer realidad este sueño”.