Durante esta semana, los quetzaltecos podrán observar la exposición itinerante del caso Sepur Zarco.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
Desde este lunes hasta el viernes 1 de julio, en el centro cultural Casa No’j de Xela, los quetzaltecos y visitantes tendrán la oportunidad de observar la exposición itinerante del caso Sepur Zarco, por medio del cual se relata el recorrido hacia la justicia de 15 mujeres q’eqchí’, quienes fueron abusadas sexualmente y explotadas laboralmente luego del asesinato de sus esposos durante el Conflicto Armado Interno.

Este es un caso que se constituye en un hito para la justicia guatemalteca, pues es el primero en el que un órgano jurisdiccional interno juzga a la violencia sexual como un crimen de guerra.

En total son 30 fotografías, pero también otros elementos, los que narran este paso a paso hacia la justicia, indicaron integrantes de la organización Mujeres Transformando el Mundo, que promueve la muestra, que ya se ha presentado en otros departamentos.

Brenda Maldonado, coordinadora de la sede en Xela de Mujeres Transformando el Mundo, refirió que este caso es emblemático, pues por primera vez el Estado de Guatemala es condenado en un tribunal nacional por la violación a los Derechos Humanos y violaciones sexuales en contra de mujeres q’eqchí’ por el Ejército de Guatemala.

El caso Sepur Zarco
Tras la firma de los Acuerdos de Paz, algunas mujeres relataron los abusos cometidos contra ellas durante el Conflicto Armado Interno. En 2009, la organización Mujeres Transformando el Mundo se incorporó al esfuerzo de búsqueda de justicia, a través de elaboración e implementación del litigio estratégico del caso.

La querella fue presentada en 2011 ante el Juzgado de Primera Instancia Penal de Puerto Barrios. Sin embargo, debido a la naturaleza del caso, se solicitó la ampliación de la competencia y este se elevó al Juzgado de Mayor Riesgo A en la capital, a cargo del juez Miguel Ángel Gálvez. En 2012, se presentaron los testimonios de 15 mujeres y cuatro hombres como anticipo de prueba ante el Juzgado de Mayor Riesgo.

En junio de 2014 se detuvo a Esteelmer Reyes Girón y Heriberto Valdez, como responsables de los vejámenes cometidos contra las mujeres de Sepur Zarco. Ese mismo año, el juez Gálvez aceptó las pruebas y envió el proceso a debate oral y público.

El 1 de febrero de 2016 inició el juicio en el Tribunal de Mayor Riesgo A, presidido por la jueza Yassmin Barrios. Tras 20 días de debate, el 26 de febrero, fueron condenados los dos detenidos. Uno de ellos recibió 120 años de cárcel y el segundo 240 años. Reyes fue condenado por delitos contra los deberes de la humanidad, conceptualizado en sus formas de violencia sexual, servidumbre sexual y doméstica, asi como tratos humillantes y degradantes. También se le señaló como el responsable de la muerte de Dominga Coc y sus hijas. Valdez fue condenado por el mismo tipo penal y por la desaparición forzada de siete hombres.

Maldonado refirió que aunque se emitieron 18 medidas de reparación digna, el 95 por ciento no se han cumplido, “se han iniciado algunas, pero en su mayoría no se han cumplido”.
Entre las que están pendientes se encuentra la construcción de un centro de salud de primera línea en Sepur Zarco, becas de estudio para niños y jóvenes, entre otras.