Josué David Escobedo Cifuentes fue encontrado culpable de dar muerte a su esposa Dulce María Cifuentes Cruz, razón por la que fue condenado a medio siglo en prisión.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
Veinte meses después de que fue hallado el cadáver de Dulce María Cifuentes Cruz envuelto en costales, en un barranco en La Esperanza, Quetzaltenango, se dictó sentencia en contra de su esposo, Josué David Escobedo Cifuentes, quien fue encontrado culpable de cometer el crimen.

Josué David fue condenado este martes por el Tribunal de Femicidio de Quetzaltenango a 50 años de prisión tras ser hallado culpable del delito de femicidio.

Se determinó que Josué David buscaba mantener una relación sentimental con otra persona y quedarse con la custodia absoluta de los hijos que tenía con Dulce María.

De acuerdo con el Ministerio Público, se estableció que Josué el 22 de octubre de 2020, dentro de un vehículo “y en el marco de las relaciones desiguales de poder” le causó la muerte a Dulce María por asfixia por sofocación. El hecho ocurrió en la zona 1 de La Esperanza, Quetzaltenango.

Luego trasladó el cuerpo a un motel ubicado en la ciudad altense y ahí lo colocó en el interior de dos costales. Después se dirigió hacia La Emboscada, en la zona 2 de La Esperanza, donde arrojó el cadáver.

Javier Cifuentes, hermano de Dulce, agradeció a Dios y a las autoridades porque se logró justicia con la condena. “Mi hermana no merecía una muerte tan trágica ni dejar en orfandad a dos niños, que hoy extrañan mucho a su madre”, comentó.