Este viernes inició la repatriación de los connacionales fallecidos asfixiados en un camión abandonado en San Antonio, Texas, Estados Unidos. El primero en retornar fue un adolescente de Sololá.

José Racancoj/La Prensa de Occidente
Este viernes fue repatriado a Guatemala el cuerpo de Pascual Melvin Guachiac Sipac, el primero de los migrantes de Guatemala que perdieron la vida asfixiados en un camión abandonado en San Antonio, Texas, Estados Unidos.
En este hecho fallecieron más de 50 migrantes, entre ellos, 22 guatemaltecos que habían sido plenamente identificados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, indicó que los restos del adolescente de 13 años, originario de Nahualá, Sololá, arribaron a mediodía, en un vuelo comercial, e ingresaron a la aduana del Comité de Exportación e Importación (Combex-Im), donde fueron recibidos por familiares y por autoridades de la Cancillería.

Tras el descargo del féretro, las autoridades de la cancillería mostraron sus condolencias por el deceso del joven. «Hemos instruido también para que el Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala (Conamigua) realice estudios socioeconómicos en la comunidad para determinar cómo ayudarlos de la mejor manera», aseguró el ministro de Relaciones Exteriores, Mario Búcaro.

El cuerpo del menor fue posteriormente trasladado en un vehículo funerario hacia su lugar de origen.

Familiares de Pascual Melvin dijeron que el adolescente había decidido viajar a Estados Unidos con el objetivo de tener una vida mejor para él y su familia, pues donde vivía se ganaba poco. Uno de sus sueños era comprar un terreno y construir una casa, para ayudar a su familia.

Aunque sus papás le insistieron en que no viajara, él decidió hacerlo

Para mañana, 16 de julio, se espera también la llegada de otros dos menores de edad que perdieron la vida en San Antonio, Juan Wilmer Tulul Tepaz, de 14 años, y Jonny Tziquin Tzoc, 17, ambos también de Sololá, y en los próximos días el resto de los connacionales fallecidos.