Agilizar la limpieza de drenajes es uno de los principales objetivos que se persigue con la adquisición de un camión desasolvador, que costó casi Q4 millones a la comuna de Xela.

 

José Racancoj/La Prensa de Occidente 

En la calle Cirilo Flores, zona 2 de Xela, se realizaron las primeras pruebas del nuevo camión desasolvador que adquirió la Municipalidad de Quetzaltenango a un costo de Q3 millones 999 mil 900.

Este equipo, que viene equipado con un tanque de almacenamiento de lodo y dos tanques de agua, esta diseñado para la limpieza de drenajes y el retiro de sidementos y diversos elementos que obstruyan los tragantes.

Con el camión se buscan reducir los tiempos que le toma al personal de Drenajes atender un taponamiento.

«Actualmente con un taponamiento se rompe la calle, se hace la exploración, se encuentra el tubo, se destapa, se cierra el tubo y se repara la calle, lo que toma una o dos semanas. Ahora, será de llegar al lugar y en algunos casos se podría destapar en media hora», refirió Lucía Preciado, del Departamento Municipal de Drenajes, quien agregó que también se reducirá la intervención de las calles.

Gerardo Ramírez, ingeniero a cargo de la capacitación del personal de Drenajes en el uso de la máquina, explicó que el equipo cuenta con la potencia necesaria para atender a una ciudad como Quetzaltenango.

«El equipo cuenta con un sistema de alta presión de agua para remover y pulverizar sedimentos para ser retirados luego», comentó

Para operar la maquina se necesitan un ideal de tres personas, añadió.